La tecnología ha transformado por completo el entorno de la mayoría de la población mundial. En el caso de la Medicina se puede observar con el desarrollo de equipos quirúrgicos novedosos. Aunque también es perceptible con las herramientas digitales disponibles al alcance de cualquiera que son empleadas por los médicos. Hoy el mundo es bastante diferente a como era hace dos o tres décadas.

¿Qué es un médico 3.0?

En ese sentido, han surgido los médicos 3.0, quienes son los que utilizan internet no de forma esporádica sino total. Permanecen conectados en todo momento y se han adentrado por completo en el mundo digital para obtener todos los beneficios posibles. No sólo tienen nociones sobre cómo funcionan las plataformas virtuales sino que los dominan.

Por lo tanto, un médico 3.0 no sólo utiliza la tecnología para mejorar la atención del paciente sino también para llegar a nuevas personas. Además es capaz de relacionarse con sus colegas mediante las nuevas tecnologías y se apoya del entorno virtual para divulgar sus conocimientos.

Ahora bien, lo más importante es determinar si cumples con lo necesario para ser un médico 3.0. Aunque no existen requisitos estrictos, sí hay algunos aspectos que se deben tomar en cuenta. A continuación te compartimos algunas características fundamentales.

Tener una página de internet propia

Hoy no sólo es necesario sino indispensable contar con un portal digital de internet. No es obligatorio que sea demasiado vistoso ni que esté lleno de aditamentos porque con los aspectos básicos es suficiente. Debe funcionar como una presentación para los que no te conocen y tener enlaces para que te puedan contactar.

Una página de internet médica debe contener una breve descripción de tu trayectoria educativa y profesional, indicar tu especialidad y los servicios que ofreces.

Presencia en directorios médicos digitales

Los directorios médicos digitales funcionan como un punto de encuentro entre médicos y pacientes. Se encargan de facilitar el proceso para agendar citas y así todo se vuelve dinámico. En la mayoría de los casos son gratuitos y lo único que necesitas es proporcionar tus datos profesionales y la información de tu consultorio.

Participar en redes sociales

Las redes sociales para los médicos ofrecen múltiples beneficios. En primer lugar les permiten relacionarse con otros colegas, pero además son una herramienta para darse a conocer entre los usuarios. Al utilizarlas de manera activa es más probable que puedas captar nuevos pacientes e inclusive funcionen como un medio para difundir tus ideas.

Conocer y utilizar aplicaciones móviles de salud

En el entorno virtual existen miles de aplicaciones móviles; sin embargo, un verdadero médico 3.0 debe conocer las dirigidas al campo de la salud. Pero además también es necesario que las utilice o al menos tenga nociones sobre su funcionamiento para poder recomendarlas a los pacientes.

Cuidar el prestigio médico digital

La opinión de las personas acerca de tu servicio es muy importante para conocer lo que haces bien y lo que puedes mejorar. A través de redes sociales o por los comentarios en los directorios médicos digitales es muy sencillo saber lo que se dice de tu trabajo. Si cuentas con buenas calificaciones y reseñas será más probable que otras personas que no te conocen se animen a acudir contigo.