Proliferación de las videoconsultas médicas

Por eso es que las videoconsultas médicas han ganado popularidad durante los últimos meses. Aunque es una opción que ya existía desde antes, es ahora cuando ha mostrado un aumento exponencial. Cada vez más personas recurren a ellas por todos los beneficios que reciben y los riesgos que se evitan. En primer lugar, no necesitan salir de sus hogares porque pueden recibir el servicio desde cualquier lugar en el que se encuentren y lo único que necesitan es un dispositivo que cuente con conexión a internet. De tal forma, no existe riesgo de contagio para ninguna de las dos partes y eso vuelve a la atención completamente segura. A su vez, el ahorro en el tiempo es otra de las virtudes de las videoconsultas médicas. Por otra parte, no se puede ignorar que al igual que la atención convencional, también existen algunos aspectos que se deben cuidar para no caer en fallas.

Errores que debes evitar cometer

Con esto en mente, te compartimos una lista con algunos de los errores más frecuentes que debes evitar cometer al ofrecer una atención médica a través de internet.

1) No ofrecer un saludo

Nunca olvides que a pesar de que el formato de la consulta es distinto, los protocolos de cortesía se deben mantener. Por lo tanto, siempre que entables comunicación con el paciente debes ofrecer un saludo cálido y sincero. También puedes hacer algunas preguntas de rutina para buscar generar un ambiente de fraternidad y proyectar confianza. En el caso de las personas que utilizan por primera vez el servicio de las videoconsultas médicas, es conveniente que les hagas una explicación breve acerca de la atención

2) No presentarte al inicio

Seguido al saludo, es indispensable que te presentes ante la cámara, en especial cuando se trata de un paciente al que atiendes por primera vez. Menciona tu nombre completo, especialidad y número de cédula profesional. Siempre debes de partir del supuesto de que la persona que se encuentra del otro lado no te conoce. Para mostrar tu cortesía y fomentar un trato amable, antes de comenzar con el interrogatorio y diagnóstico debes mencionar tu información general.

3) Colocarte en un espacio con nula iluminación y/o mal sonido

Aunque las videoconsultas ofrecen múltiples beneficios, también implican cuidar aspectos básicos como el lugar en el que te encuentres al momento de ofrecer el servicio. Si es desde tu consultorio está garantizado que cuenta con una buena iluminación. Pero si estás en otro lugar entonces procura que no sea demasiado oscuro porque eso puede interferir en la comunicación con el paciente. Además tiende a generar desconfianza en los demás. Con respecto al sonido, todo depende del tipo de dispositivo que utilices, aunque en general todos ofrecen un nivel mínimo de calidad. Recuerda no colocar demasiado lejos tu equipo para no tener inconvenientes.

4) Ofrecer un trato frío e indiferente

Con las videoconsultas médicas ocurre lo mismo que con el servicio convencional. Si no muestras interés o proyectas empatía el paciente lo va a detectar al instante. El resultado es que para futuras atenciones va a preferir a otro galeno en lugar de regresar contigo. Aunque se trate de un servicio a distancia debes de mostrarte atento en todo momento porque desde tus facciones hasta tu tono de voz se puede apreciar.

5) No responder dudas durante la videoconsulta

A lo largo de todo el servicio pregunta si tus indicaciones quedan claras. En caso de que exista alguna duda la debes de responder al instante y no esperar hasta el final de la consulta para evitar que se generen más durante la atención. De cualquier forma, al finalizar la videoconsulta indica de nueva cuenta al paciente si tiene alguna pregunta. Si no existen interrogantes y ya diste todas las indicaciones entonces puedes proceder a dar por concluido el servicio y desear al paciente que tenga un feliz día.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.

Patrocinado por RB MJN

 

 

 

Las consultas médicas han existido desde tiempos antiguos por el hecho de que la salud es un aspecto indispensable en la vida de las personas. Aunque de manera rudimentaria, los primeros galenos atendían las enfermedades y molestias de los demás. El objetivo final no se ha modificado pero lo que sí se ha transformado es la manera en que se llevan a cabo. En la era moderna las consultas médicas implican trasladarse hasta el consultorio u hospital y esperar ser atendido. El inconveniente es que se expone al paciente a sufrir de una infección intrahospitalaria y existen valiosas pérdidas de tiempo. En especial ahora, a raíz de la pandemia de Covid-19, se ha hecho énfasis en el riesgo que implica acudir a un consultorio médico. En algunos casos las personas evitan hacerlo e inclusive optan por la automedicación, lo que resulta contraproducente y genera nuevos riesgos. Por evitar un problema se cae en otro igual de peligroso.

Proliferación de las videoconsultas médicas

Por eso es que las videoconsultas médicas han ganado popularidad durante los últimos meses. Aunque es una opción que ya existía desde antes, es ahora cuando ha mostrado un aumento exponencial. Cada vez más personas recurren a ellas por todos los beneficios que reciben y los riesgos que se evitan. En primer lugar, no necesitan salir de sus hogares porque pueden recibir el servicio desde cualquier lugar en el que se encuentren y lo único que necesitan es un dispositivo que cuente con conexión a internet. De tal forma, no existe riesgo de contagio para ninguna de las dos partes y eso vuelve a la atención completamente segura. A su vez, el ahorro en el tiempo es otra de las virtudes de las videoconsultas médicas. Por otra parte, no se puede ignorar que al igual que la atención convencional, también existen algunos aspectos que se deben cuidar para no caer en fallas.

Errores que debes evitar cometer

Con esto en mente, te compartimos una lista con algunos de los errores más frecuentes que debes evitar cometer al ofrecer una atención médica a través de internet.

1) No ofrecer un saludo

Nunca olvides que a pesar de que el formato de la consulta es distinto, los protocolos de cortesía se deben mantener. Por lo tanto, siempre que entables comunicación con el paciente debes ofrecer un saludo cálido y sincero. También puedes hacer algunas preguntas de rutina para buscar generar un ambiente de fraternidad y proyectar confianza. En el caso de las personas que utilizan por primera vez el servicio de las videoconsultas médicas, es conveniente que les hagas una explicación breve acerca de la atención

2) No presentarte al inicio

Seguido al saludo, es indispensable que te presentes ante la cámara, en especial cuando se trata de un paciente al que atiendes por primera vez. Menciona tu nombre completo, especialidad y número de cédula profesional. Siempre debes de partir del supuesto de que la persona que se encuentra del otro lado no te conoce. Para mostrar tu cortesía y fomentar un trato amable, antes de comenzar con el interrogatorio y diagnóstico debes mencionar tu información general.

3) Colocarte en un espacio con nula iluminación y/o mal sonido

Aunque las videoconsultas ofrecen múltiples beneficios, también implican cuidar aspectos básicos como el lugar en el que te encuentres al momento de ofrecer el servicio. Si es desde tu consultorio está garantizado que cuenta con una buena iluminación. Pero si estás en otro lugar entonces procura que no sea demasiado oscuro porque eso puede interferir en la comunicación con el paciente. Además tiende a generar desconfianza en los demás. Con respecto al sonido, todo depende del tipo de dispositivo que utilices, aunque en general todos ofrecen un nivel mínimo de calidad. Recuerda no colocar demasiado lejos tu equipo para no tener inconvenientes.

4) Ofrecer un trato frío e indiferente

Con las videoconsultas médicas ocurre lo mismo que con el servicio convencional. Si no muestras interés o proyectas empatía el paciente lo va a detectar al instante. El resultado es que para futuras atenciones va a preferir a otro galeno en lugar de regresar contigo. Aunque se trate de un servicio a distancia debes de mostrarte atento en todo momento porque desde tus facciones hasta tu tono de voz se puede apreciar.

5) No responder dudas durante la videoconsulta

A lo largo de todo el servicio pregunta si tus indicaciones quedan claras. En caso de que exista alguna duda la debes de responder al instante y no esperar hasta el final de la consulta para evitar que se generen más durante la atención. De cualquier forma, al finalizar la videoconsulta indica de nueva cuenta al paciente si tiene alguna pregunta. Si no existen interrogantes y ya diste todas las indicaciones entonces puedes proceder a dar por concluido el servicio y desear al paciente que tenga un feliz día.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.

Patrocinado por RB MJN

 

 

 

Las consultas médicas han existido desde tiempos antiguos por el hecho de que la salud es un aspecto indispensable en la vida de las personas. Aunque de manera rudimentaria, los primeros galenos atendían las enfermedades y molestias de los demás. El objetivo final no se ha modificado pero lo que sí se ha transformado es la manera en que se llevan a cabo. En la era moderna las consultas médicas implican trasladarse hasta el consultorio u hospital y esperar ser atendido. El inconveniente es que se expone al paciente a sufrir de una infección intrahospitalaria y existen valiosas pérdidas de tiempo. En especial ahora, a raíz de la pandemia de Covid-19, se ha hecho énfasis en el riesgo que implica acudir a un consultorio médico. En algunos casos las personas evitan hacerlo e inclusive optan por la automedicación, lo que resulta contraproducente y genera nuevos riesgos. Por evitar un problema se cae en otro igual de peligroso.

Proliferación de las videoconsultas médicas

Por eso es que las videoconsultas médicas han ganado popularidad durante los últimos meses. Aunque es una opción que ya existía desde antes, es ahora cuando ha mostrado un aumento exponencial. Cada vez más personas recurren a ellas por todos los beneficios que reciben y los riesgos que se evitan. En primer lugar, no necesitan salir de sus hogares porque pueden recibir el servicio desde cualquier lugar en el que se encuentren y lo único que necesitan es un dispositivo que cuente con conexión a internet. De tal forma, no existe riesgo de contagio para ninguna de las dos partes y eso vuelve a la atención completamente segura. A su vez, el ahorro en el tiempo es otra de las virtudes de las videoconsultas médicas. Por otra parte, no se puede ignorar que al igual que la atención convencional, también existen algunos aspectos que se deben cuidar para no caer en fallas.

Errores que debes evitar cometer

Con esto en mente, te compartimos una lista con algunos de los errores más frecuentes que debes evitar cometer al ofrecer una atención médica a través de internet.

1) No ofrecer un saludo

Nunca olvides que a pesar de que el formato de la consulta es distinto, los protocolos de cortesía se deben mantener. Por lo tanto, siempre que entables comunicación con el paciente debes ofrecer un saludo cálido y sincero. También puedes hacer algunas preguntas de rutina para buscar generar un ambiente de fraternidad y proyectar confianza. En el caso de las personas que utilizan por primera vez el servicio de las videoconsultas médicas, es conveniente que les hagas una explicación breve acerca de la atención

2) No presentarte al inicio

Seguido al saludo, es indispensable que te presentes ante la cámara, en especial cuando se trata de un paciente al que atiendes por primera vez. Menciona tu nombre completo, especialidad y número de cédula profesional. Siempre debes de partir del supuesto de que la persona que se encuentra del otro lado no te conoce. Para mostrar tu cortesía y fomentar un trato amable, antes de comenzar con el interrogatorio y diagnóstico debes mencionar tu información general.

3) Colocarte en un espacio con nula iluminación y/o mal sonido

Aunque las videoconsultas ofrecen múltiples beneficios, también implican cuidar aspectos básicos como el lugar en el que te encuentres al momento de ofrecer el servicio. Si es desde tu consultorio está garantizado que cuenta con una buena iluminación. Pero si estás en otro lugar entonces procura que no sea demasiado oscuro porque eso puede interferir en la comunicación con el paciente. Además tiende a generar desconfianza en los demás. Con respecto al sonido, todo depende del tipo de dispositivo que utilices, aunque en general todos ofrecen un nivel mínimo de calidad. Recuerda no colocar demasiado lejos tu equipo para no tener inconvenientes.

4) Ofrecer un trato frío e indiferente

Con las videoconsultas médicas ocurre lo mismo que con el servicio convencional. Si no muestras interés o proyectas empatía el paciente lo va a detectar al instante. El resultado es que para futuras atenciones va a preferir a otro galeno en lugar de regresar contigo. Aunque se trate de un servicio a distancia debes de mostrarte atento en todo momento porque desde tus facciones hasta tu tono de voz se puede apreciar.

5) No responder dudas durante la videoconsulta

A lo largo de todo el servicio pregunta si tus indicaciones quedan claras. En caso de que exista alguna duda la debes de responder al instante y no esperar hasta el final de la consulta para evitar que se generen más durante la atención. De cualquier forma, al finalizar la videoconsulta indica de nueva cuenta al paciente si tiene alguna pregunta. Si no existen interrogantes y ya diste todas las indicaciones entonces puedes proceder a dar por concluido el servicio y desear al paciente que tenga un feliz día.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.