Existe un momento en la vida de todos los médicos que desean crecer en el ámbito laboral. Una primera alternativa es escalar peldaños dentro de la institución en que se labore y otra es abrir un consultorio propio. No son pocos los que prefieren la segunda opción porque permite emprender y convertirse en sus propios jefes. Pero aunque ofrece múltiples ventajas también se requiere de mucho esfuerzo y disciplina.

La primera barrera a la que se enfrentan los médicos es al factor económico. Se requiere de una elevada inversión para poder montar un consultorio médico. Tanto la renta del local, compra de equipo y pensar en el pago de gastos y salarios de empleados. Se necesita ahorrar durante años o conseguir una alianza para poder conseguir una cantidad suficiente de efectivo.

Pero además también debes poner atención en los aspectos legales. No son pocos los documentos que necesitas conocer para poder recibir la aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). De lo contrario te puedes hacer acreedor a multas millonarias y ver afectada tu ética profesional.

Con lo anterior en mente, te compartimos algunos aspectos básicos que necesitas conocer si estás interesado en abrir tu propio consultorio médico. Recuerda que no se trata de una tarea imposible de conseguir porque muchos médicos han logrado trascender con su propio espacio de trabajo.

Conoce las leyes y NOM aplicables en México

Abrir un consultorio médico no es tan simple como conseguir un local y comprar el equipo necesario. También existen leyes y Normas Oficiales Mexicanas (NOM) vigentes con los requisitos que exigen las autoridades. La primera y más importante es la Ley General de Salud que establece las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud. Lo ideal es que leas el documento al menos una vez.

Pero no es el único documento que debes de conocer porque hay más que tocan el tema de la regulación de consultorios médicos. En Saludiario ya te platicamos sobre otros 10 documentos legales que debes conocer si quieres abrir tu propio consultorio médico.

Determina previamente el precio de tus servicios

Algunos médicos cometen el error de nunca establecer los precios de los servicios que van a ofrecer en su nuevo consultorio hasta el final. En realidad es uno de los primeros aspectos que debes establecer porque es el principio para que el espacio sea redituable.

Toma en consideración la inversión que hiciste para adecuar el local y a tu competencia directa. Si el precio de los servios es demasiado elevado no vas a atraer pacientes, pero si es muy económico entonces no vas a cubrir los gastos mínimos.

Selecciona un nombre ideal

Parece algo muy obvio pero es algo en lo que no todos ponen atención. Tu consultorio debe tener un nombre que sea fácil de recordar y memorable. Además debe ser atractivo y no confuso porque eso podría afectar a tus potenciales pacientes. A su vez, debes verificar que tu propuesta esté disponible en el ámbito legal para poder ser utilizada.

Toma en cuenta que el nombre va a acompañar a tu espacio de trabajo de por vida así que debes elegir bien el nombre desde un inicio.

Cuenta con una identidad visual única

Desde el momento de la planeación de tu nuevo consultorio debes contar con un logotipo y una identidad visual. Para eso es necesario que te asesores con un experto en diseño gráfico para que juntos puedan crear lo que mejor te convenga. Aunque suena sencillo en realidad es un proceso que requiere de tiempo para que identifiques lo que realmente funciona con tu espacio de trabajo.

Mantén presencia en medios digitales

En la actualidad no es una opción sino una obligación contar con presencia en redes sociales y otro tipo de plataformas digitales. Una vez que ya tengas el nombre definitivo de tu consultorio y el logotipo es momento de abrir las cuentas oficiales del consultorio.

Aunque algo todavía más importante es que debes ser constante en tus publicaciones. No descuides el plano virtual porque vas a correr el riesgo de perder a posibles pacientes.