Si dentro de tus actividades cotidianas se encuentra la atención directa a pacientes sabes que se puede convertir en una acción monótona. La consecuencia directa es que el trabajo puede llegar a ser tedioso y eso impactar en la calidad de tus labores. Al final eso es apreciado por el paciente que inclusive puede disgustarse y podría no volver a tu consultorio cuando lo requiera.

En ese sentido, más allá de tus conocimientos sobre temas médicos, existen aspectos relacionados con la atención personal y el servicio que no debes descuidar. Todos los detalles, por más pequeños que parezcan, pueden marcar la diferencia entre tú y tus colegas.

Dicho lo anterior, te compartimos algunos de los errores más frecuentes que cometen los médicos de manera inconsciente. Aunque no sean realizados a propósito el médico se lleva una mala impresión y por eso es importante que los conozcas para que los evites dentro de tu práctica diaria.

Responder llamadas o mensajes personales

Es una realidad que cuando suena el teléfono celular, de manera automática tiendes a contestar. El problema se presenta cuando esto ocurre dentro del consultorio, pues suele ser molesto para el paciente, quien puede llegar a sentir que no se le está prestando la atención que requiere.

De igual forma, en años recientes ya no son sólo llamadas sino también mensajes de texto. Así que procura utilizar tu teléfono mientras estás en consulta y espera a los tiempos muertos o hasta que finalice tu jornada para atenderlo.

Ofrecer consultas cuando estás enfermo

Pudiera parecer una contradicción; sin embargo, es un problema real y existen médicos que asisten a laborar aún cuando se encuentran enfermos. Es entendible el nivel de compromiso que pueden tener algunos profesionales; no obstante, no se debe exagerar, pues para muchos pacientes suele ser molesto recibir atención por parte de un galeno enfermo.

Lo más recomendable es solicitar apoyo a alguno de tus colegas para que te supla en caso de tener que faltar por enfermedad.

Regañar a tus pacientes

Finalmente, algo que hace enojar a muchos pacientes es que los regañes durante las consultas. Tal vez se puede tratar de una persona con obesidad o tabaquismo y eso le provoca problemas a su salud, pero siempre debes de procurar utilizar tus palabras con cuidado.

La mejor forma de solucionar este tipo de inconvenientes es no utilizar regaños sino consejos y hacerle ver al paciente los errores que está cometiendo y la forma en que puede evitarlos para no exponer su salud.