Cada 15 de febrero se celebra el Día Internacional del Cáncer Infantil. En México, se detectan entre 5 y 6 mil nuevos casos año con año. Esto, de acuerdo al Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia (CeNSIA). Además, se registran más de 2 mil muertes anuales en todo el país. Marta Zapata Tarrés afirma que el panorama puede cambiar con un diagnóstico temprano.

Detección de síntomas, una tarea de todos

La presidenta de la Agrupación Mexicana de Oncohematología Pediátrica (AMOHP) reafirmó que la detección temprana de cáncer infantil no es solo responsabilidad de médicos y especialistas. Recordó que también padres, familiares, profesores y los mismos niños deben participar. Aseguró que, para reducir las muertes por esta neoplasia, deben mejorarse los canales de comunicación.

Apuntó que existen varios signos de alerta que pueden permitir el diagnóstico temprano del cáncer. Reafirmó que los médicos deben compartirlos a los pacientes y sus familiares. Entre ellos, destacó fiebre, cansancio o palidez. También pidió vigilar la presencia de bolitas en cuello o axila, manchas blancas en la retina o un aumento súbito de volumen en cualquier parte del cuerpo.

Zapata Tarrés recordó que, en países desarrollados, hasta 3 de cada 4 casos de cáncer infantil se resuelven con éxito. Pero en México, el 60 por ciento de los pacientes con leucemias, linfomas y tumores del sistema nervioso central pierden la vida. Recordó que estas neoplasias son las más comunes en pacientes infantiles. Reafirmó que las cifras se deben a un pobre diagnóstico precoz.

Una campaña para el diagnóstico temprano de cáncer

Ante estos retos, la presidenta de la AWOHP anunció la iniciativa #SÁLVALOS. A través de un comunicado, la apuntó que se busca reducir la tasa de muerte en los casos de cáncer infantil. Para lograr este objetivo, se quiere promover el diagnóstico temprano, el autocuidado y la conciencia social. Apuntó que estos 3 pasos son cruciales para mejorar el panorama nacional.

Taboola