Un tema con respecto a la Covid-19 que ha estado en discusión desde el origen de la pandemia ha sido el de las consecuencias en los supervivientes. A partir de las constantes investigaciones que se realizan se obtienen indicios de nuevas afectaciones que persisten en quienes logran superar la enfermedad. No todos desarrollan las mismas molestias pero mientras algunas son ligeras y de un daño menor, otras son mucho más graves y pueden permanecer durante el resto de la vida.

A su vez, también se ha discutido la generación de anticuerpos en quienes se recuperan de esta cepa de coronavirus. La mayor duda es la relacionada con el tiempo de permanencia de esta “protección” en el cuerpo humano. Se trata de un factor fundamental porque inclusive puede proporcionar valiosa información para el desarrollo de tratamientos y vacunas.

Nuevo estudio sobre daños en pacientes

Para responder la anterior duda la empresa Amgen, a través de su subsidiaria deCODE Genetics y en colaboración con varios hospitales, universidades y funcionarios de salud de Islandia, encabezó el estudio más grande de su tipo a la fecha.

Después de analizar y dar seguimiento a 30 mil 576 personas de la nación que se infectaron y lograron reponerse de la enfermedad, se obtuvo una respuesta.

Aunque con ligeras variaciones pero se detectó que los niveles de anticuerpos se mantuvieron elevados durante al menos cuatro meses después del diagnóstico inicial. De tal forma se concluye que es el período mínima de respuesta del sistema inmunológico al virus.

Duración podría variar en otras zonas del mundo

Por otra parte, los investigadores hicieron énfasis en que su resultado no es definitivo. El mayor punto a considerar es que no todas las poblaciones son iguales y podrían existir variaciones al estudiar a personas de otras regiones.

En ese sentido, análisis previos han mostrado resultados distintos en los que se infiere que la generación de anticuerpos se mantiene durante un tiempo menor.

De igual forma se deben tomar en cuenta los recientes casos documentados de reinfección que han aparecido en naciones como Bélgica, Holanda, Ecuador y Estados Unidos. En todos ellos hubo un regreso a la enfermedad alrededor de cinco meses después del primer contagio. Aunque también es importante precisar que a través de exámenes se identificó que era una cepa distinta a la causante de la infección inicial.