Asma en los niños: ¿Cómo prevenir?

115

El asma, es una de las afecciones que más afecta a los niños en edades tempranas. Sobre todo, porque los infantes tienen vías respiratorias sensibles y en el medio ambiente hay una gran variedad de alérgenos, como el pelo de las mascotas, el polvo, el polen y cambios climáticos, que de igual manera que las infecciones virales, las emociones fuertes y algunos medicamentos, pueden desencadenar una inflamación en las vías respiratorias.  Llegando a ser incapacitante, si no se trata a tiempo, generando ausentismo escolar y deterioro en la calidad de vida, por lo que es importante prevenir

Prevenir disminuye los riesgos

El México, a pesar de que la enfermedad es 100% controlable si se diagnostica acertadamente, la prevalencia del asma en niños aumenta cada día, alrededor del 8%. Indicando, que las causas principales de esta patología son agentes  Aero alérgenos derivados de la contaminación ambiental y  también como consecuencia directa de las infecciones  respiratorias  como  la gripa. (Guía medica del asma, 2017)

La sibilancia, la disnea, la sensación de opresión torácica y la tos, son indicios de esta enfermedad que afecta por igual a la población, sin importar si los niños viven en las grandes urbes o se encuentran instalados en las zonas rurales o en los sitios marginados de la sociedad. Por tanto, una de las principales recomendaciones médicas es identificar cual es el agente causante, para de esta manera, si es posible, evitarlo o erradicarlo de la vida del niño.

Reducir los ácaros del polvo que se encuentran en las cortinas, cojines, tapicerías y alfombras. De igual manera que alejar a los niños del humo del cigarrito, el moho producido por la humedad del medio ambiente y la exposición a sustancias químicas irritantes, son pequeños pasos que pueden contribuir a minimizar los riesgos inflamatorios de las vías aéreas, no solo en los infantes, sino también, de todo el grupo familiar.

En caso de tener mascota con pelos o plumas, lo más adecuado es incrementar la higiene, alejarlo de las habitaciones y cambiarse de ropa después de jugar con ellos. Ya que, aunque algunos estudios indican que la interacción con los animales de compañía puede ayudar a establecer patrones emocionales de equilibrio, dar pautas de seguridad y disminuir la agresividad. También, es cierto que el pelaje se convierte en una fuente de alérgenos que pueden desarrollan el asma en los niños. (Gomez, Atehortua, & Orozco)

Prevenir los ataques de asma y minimizar el efecto de los desencadenantes con medicamentos de acción rápida como los broncodilatadores, es uno de los objetivos al recetar fármacos. Además, se busca que el niño pueda mantener la actividad diaria en niveles normales, que no lo alejen de su crecimiento y desarrollo. Sin embargo, si se requiere un tratamiento a largo plazo el facultativo puede indicar los corticoesteroides inhalados como una opción.

Prevenir es una pieza clave en el manejo de enfermedades en los niños, en pero los problemas de asma y de las vías respiratorias requieren vigilar las posibilidades de reacción a algún elemento del entorno, mantener extrictas normas de aseo, aumentar las defensas con una alimentación balanceada y consultar al medico para poder seguir un tratamiento adecuado que disminuya la sintomatología y le permita al niño tener una vida de calidad.