Los servicios de Oftalmología y los Centros de Excelencia Oftalmológica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuentan con médicos capacitados para detectar oportunamente el glaucoma.

En ese sentido, el glaucoma primario de ángulo abierto es el más frecuente en la población mexicana, con 70 por ciento de los casos de diagnóstico, explicó la Dra. Gloria López Ruíz Sandoval, Coordinadora de Programas Médicos de la División de Gestión Intra y Extra Institucional.

Añadió que la prevalencia de este padecimiento aumenta con la edad, afecta a hombres y mujeres mayores de 40 años, aunque puede presentarse desde el nacimiento, cuando se tienen antecedentes familiares de glaucoma.

Dijo que otros factores asociados a la enfermedad están relacionados con problemas de circulación o vasculares como migraña, hipertensión arterial y diabetes mellitus.

Durante 2019 a nivel nacional, en el IMSS se otorgaron alrededor de 600 mil consultas por glaucoma en los tres niveles de atención. De esa cifra, 571 mil fueron por glaucoma de ángulo abierto, 23 mil consultas correspondieron a sospecha de la enfermedad.

La especialista del IMSS resaltó que si las personas presentan hipertensión ocular, así como tener miopía elevada, con más de seis dioptrías, tienen mayor riesgo de desarrollar glaucoma.

Revisión cada año

Subrayó, que como el padecimiento no da síntomas, es muy importante la valoración oftalmológica anual, pues en la exploración del ojo se identifican alteraciones en el nervio óptico, disminución de campo visual. Si hay sospecha de glaucoma, se diagnostica e inicia tratamiento, para evitar la ceguera, que es la complicación más grave.

La oftalmóloga del Seguro Social reiteró que es fundamental el diagnóstico temprano, prescribir tratamiento, llevar un control de la enfermedad y hacer conciencia en los pacientes de aplicar sus medicamentos, con el objetivo de no disminuir su calidad de vida ni la de su familia.