La tecnología se ha convertido en un elemento indispensable para millones de personas. La vida actual sin computadoras y teléfonos es difícil de imaginar. Ya no son simples objetos de lujo o entretenimiento sino que se ha convertido en herramientas de trabajo. Su utilidad se puede aplicar en todos los campos de la vida y eso incluye a los profesionales de la salud. Por la comodidad y ventajas en la atención a los pacientes es que cada vez más médicos se adentran en el mundo digital.

Al respecto, es claro que en la actualidad se viven tiempos difíciles a causa de la pandemia de Covid-19. Al menos en el caso de México ya ha provocado la pérdida de más de 555 mil empleos formales. El estrés y temor con el que ahora vive la población tiene un impacto directo en los médicos al tener que atender a los pacientes.

Cómo digitalizar las consultas médicas

Para entender el panorama actual y cómo puedes transformar tu práctica médica, Álvaro Rattinger, director general de la revista Merca 2.0 y especialista en temas de mercadotecnia, ofreció el webinar La digitalización de la práctica médica en tiempos de COVID-19. Gracias a sus estudios en Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) es profesor certificado de universidades extranjeras como University of Texas en Austin, University of San Diego y California State University San Marcos.

Lo primero que mencionó es que hoy los pacientes buscan soluciones prácticas y en línea debido al entorno. Inclusive una vez que termine el confinamiento y exista un libre tránsito en las calles, recobrar la confianza de las personas para que acudan a una cita médica será complicado.

Por lo tanto, internet es una herramienta valiosa que ofrece la oportunidad de brindar atención sin que las personas salgan de sus hogares. Además también evita riesgos de contagio para los médicos, quienes en la actualidad se han convertido en los nuevos héroes por la arriesgada labor que realizan.

Apogeo de la Telemedicina

Como muestra, puso de ejemplo el Hospital Providence, ubicado en Estados Unidos, el cual ya cuenta con su propia aplicación móvil para brindar atención a distancia. Es una tendencia que desde antes del Covid-19 ya se practicaba en otros países y ahora será mucho más frecuente.

De igual forma, las estadísticas muestran que hoy la mitad de los trabajadores preferirían nunca tener que regresar a sus oficinas. Ya sea por comodidad o simplemente para evitar riesgos innecesarios, es una tendencia que se replica en los pacientes. El miedo ante el Covid-19 provocará que muchas personas ya no quieran pisar un consultorio médico. Para poder llegar a ese sector se les deben de ofrecer alternativas de atención como las videoconsultas médicas.

Aprender a cobrar las videoconsultas médicas

Rattinger mencionó que, en específico, Zoom es una plataforma eficiente para llevar a cabo esta actividad. Además de que permite atender a distancia a los pacientes, también existe la posibilidad de cobrar previamente por el servicio. Puede ser a través de una transferencia electrónica o vía PayPal, las opciones son variadas. De hecho, hizo énfasis en que jamás se debe regalar el trabajo.

Con respecto a los médicos, ofrecer videoconsultas también es benéfico porque disminuye los tiempos muertos y maximiza la productividad. Además las atenciones a distancia son menos desgastantes y eso se traduce en menores niveles de estrés en los galenos.

Finalmente, recalcó que ahora existen las suficientes herramientas para que las consultas digitales sean igual de redituables que las convencionales. Con el apoyo de la mayoría de directorios médicos digitales ahora los pacientes deben de pagar primero para poder recibir el servicio. Nunca se debe de olvidar que a pesar de que exista una vocación de atención, al final se trata de un trabajo y como cualquier otro merece recibir una retribución económica.

A lo largo del webinar, Álvaro ofreció consejos puntuales con respecto a la manera en que los médicos deben transformar su consultorio. Las herramientas están al alcance de cualquiera y sólo es cuestión de conocer cómo se deben de emplear. Los tiempos cambian y el mundo digital ya no es el futuro sino el presente.