La tecnología ayuda en cualquier sector y en el de la Medicina no iba a ser menos. El futuro de la asistencia sanitaria implica una combinación de tecnologías que deben trabajar en colaboración para así mejorar la salud del paciente. Estas tecnologías incluyen Inteligencia Artificial (IA), Internet de las Cosas (IoT) y dispositivos portátiles y los wearables, cada vez, están ganando más terreno.

Los más populares son los wearables de Fitbit y Apple, los cuales funcionan de forma remota para registrar los pasos, mantener un registro del historial de ejercicio y controlar los problemas en curso. Esto lo que hace es mantener a tus pacientes más sanos y reduce los costes de atención médica con el tiempo. Lo que sí se sabe es que, en el futuro, estos wearables enviarán informes de progreso al médico y actualizarán los registros según sea necesario.

Los expertos notifican en exceso a los pacientes

Por ejemplo, recientemente, Apple anunció que está realizando un estudio del corazón con la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y utilizando datos de frecuencia cardíaca de Apple Watch de más de 400.000 pacientes y los investigadores han estado analizando y monitorizando la frecuencia cardíaca desde noviembre de 2017.

Para realizar este estudio del corazón, Apple y la Universidad de Stanford quieren ver cómo las aplicaciones portátiles de MedTech pueden contribuir a la monitorización remota de los pacientes y de los casi 420.000 pacientes estudiados por los investigadores, solo 2.116 (en torno al 0,5%) de los pacientes recibieron una notificación de FA.

A medida que la tecnología portátil continúa evolucionando, los expertos y profesionales sanitarios se preocupan por notificar, en exceso, a los pacientes sobre su salud y esto puede hacer que los pacientes se preocupen innecesariamente por su salud, se comuniquen con su médico para realizar pruebas y desperdicien el dinero del seguro y la atención médico.

Se estima que el sector genere 70 mil millones en 2025

Lo que está claro es que todas las partes interesadas (tanto pacientes como médicos) deben estar a bordo para la adopción de wearables para la atención médica. Eso sí, según una encuesta realizada por Jabil, el 51% de los encuestados creía que conseguir que los médicos y pacientes intentaran adoptar nuevos dispositivos era complicado. Aunque el principal problema de adopción lo presentaban los médicos, lo cierto es que, en lo que respecta a los pacientes, los usuarios parecen ser implacables en el uso de dispositivos móviles y la tasa actual de abandono de los rastreadores de actividad física es solo del 30%.

El mercado de dispositivos para el cuidado de la salud crecerá en torno a los 70 mil millones en 2025 y los envíos globales anuales de dispositivos para el cuidado de la salud llegarán a 97,6 millones de unidades en el año 2021.