Con 75 años de existencia, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con cerca de 80 millones de derechohabientes a lo largo de todo el país; sin embargo, el tener una alta cifra de personas afiliadas no necesariamente significa que todos acudan a la clínica que les corresponde para recibir atención y eso se comprueba con la más reciente cifra dada a conocer por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

En comparecencia ante el Senado de la República, Julio Sánchez y Tépoz, director general de la Cofepris, indicó que actualmente los consultorios anexos a farmacias ofrecen 325 mil consultas al día, lo que significa que brindan 35 mil consultas más que el propio IMSS.

Los consultorios anexos a farmacias se han convertido en un sistema de atención alterno que cada vez es mas frecuentado por los pacientes mexicanos y se prevé que la tendencia a futuro continúe a la alza

Al respecto, resulta interesante observar el incremento exponencial que el número de consultorios de bajo costo anexos a farmacias ha experimentado en nuestro país durante los últimos años, pues mientras que en 2010 existían 4 mil 370 consultorios de este tipo, para 2017 la cifra se había incrementado a más de 13 mil y en la actualidad ya son más de 15 mil.

Respecto a este fenómeno, existen varios motivos que lo han propiciado y van desde los precios económicos tanto de las consultas como de los medicamentos genéricos que ofrecen hasta el evitar las filas que normalmente se presentan en las unidades del IMSS.