En odontología, las suturas hacen referencia a la maniobra que realiza el dentista para reunir dos tejidos separados por traumatismos varios o debido a una incisión y tiene importancia porque hay que cerrar la herida de forma cuidadosa, asegurando la cicatrización pero sin tensión ya que un extremo muy apretado podría producir necrosis local.

Pero, ¿cuáles son los diferentes objetivos de las suturas? Entre los más importantes se encuentran los siguientes:

  • Proteger el coágulo en la zona cicatricial.
  • Conseguir una perfecta unión de los bordes de los tejidos de forma precisa.
  • Evitar que se acumule sangre o líquido.
  • Acabar con espacios donde podrían introducirse restos de alimentos y bacterias.
  • Controlar el exudado desde el hueso alveolar y proteger el coágulo y bordes de la herida.
  • Recolocar los tejidos en su lugar inicial o en la posición deseada.

Es muy importante que el material de las suturas que elijas sea el adecuado ya que sino podría producir infecciones y debe ser lo suficientemente resistente y fuerte para sostener los tejidos de forma segura y, al mismo tiempo, flexible para poder ser anudado. A continuación te ofrecemos algunos de los tipos de suturas que debes conocer en odontología para hacerlas de la mejor forma posible.

Reabsorbibles

Se emplean para acercar los bordes de la herida hasta que una superficie cicatrizada permita que se sujeten por sí mismos. En este tipo de suturas, los materiales de fabricación pueden ser de origen sintético u orgánico y el tiempo de absorción va a depender, fundamentalmente, del material que hayas utilizado.

De nylon

Hay disponibles suturas de nylon de multifilamento o monofilamento y son sintéticas y no absorbibles. Una de sus grandes ventajas es su gran elasticidad aunque también presentan un inconveniente como es el ofrecer poca seguridad en el anudado.

De seda

Son manejables y permiten el trenzado y la torsión.

Supramid

Su principal ventaja es la suavidad que aporta en el paso por los tejidos blandos, además de que es biocompatible y muy manejable. Por otra parte, retiene muy poca placa bacteriana y están elaboradas a partir de un hilo multifilar de poliamida.

De polipropileno

Su gran resistencia hace que puedan durar hasta 2 años y aguanta mucho mejor el anudado que otro tipo de suturas sintéticas de monofilamento. Además no se adhiere a los tejidos y su retirada es muy fácil.

De PVDF

Son monofilamentos de polivinldifluoretileno que destacan porque presentan una gran fuerza a la tensión, lo que permite utilizar menores diámetros. Además, son muy flexibles y manejables, además de sencillas y seguras en el anudado.

DE PTFE

Son suturas monofilamento no reabsorbibles y creadas a partir de politetrafluoroetileno extruido y que están indicadas para uso en intervenciones en tipo de tejidos blandos, especialmente para los injertos de hueso, injertos de tejido conectivo o implantes.