Desbalance de cobre en el cerebro, clave en el desarrollo del Parkinson

498

Recientemente la investigadora del Departamento de Química del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Liliana Quintanar Vera, dio a conocer en un estudio que la acumulación de cobre juega un papel clave en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer y Parkinson, y en padecimientos degenerativos como diabetes tipo 2 y cataratas.

Un común denominador de las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y degenerativas como la diabetes tipo 2 es la formación de agregados o placas compuestas de proteínas que se encuentran en una conformación distinta a la encontrada en un ambiente fisiológico sano; dicha conformación les permite formar agregados o fibras amiloides.

En el trabajo Vera explica que su presencia se asocia al desarrollo de enfermedades neurodegenerativas y muerte neuronal, aunque aún no sabe si son causa o consecuencia de la misma.

El cuerpo humano necesita metales como cobre, hierro y zinc porque son parte fundamental de metalo-enzimas que catalizan reacciones químicas importantes para la vida, como la reducción de oxígeno a agua durante la respiración. Pero en enfermedades como el Alzheimer se ha encontrado que estos agregados de proteínas también presentan acumulación de metales.

Por esta razón Vera Quintanar actualmente realiza un segundo estudio para intentar entender cómo algunos iones metálicos -entre ellos el cobre- se coordinan o pegan a las proteínas implicadas en enfermedades degenerativas, y cómo la unión del cobre puede afectar la conformación o estructura de la proteína, y su capacidad para formar agregados.

Para ello, su grupo emplea diferentes técnicas para caracterizar la estructura electrónica de los complejos metal-proteína y sus propiedades redox. El empleo de estas técnicas permite determinar a qué aminoácidos se está uniendo el cobre en la proteína y cómo impacta su plegamiento y agregación.

Este trabajo es pionero en México en el estudio de enfermedades neurodegenerativas desde un punto de vista bio-inorgánico, representando un enfoque diferente y complementario en el estudio de estos padecimientos.

Por sus varios trabajos publicados la doctora recibió el pasado viernes de manos del presidente de la República el Premio de Investigación 2017, para científicos jóvenes, en el área de ciencias exactas, que otorga la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Según cifras dadas por la UNAM en México 800 mil personas padecen Alzheimer y a nivel mundial según la OMS se calcula que afecta a entre 17 y 25 millones de personas, lo que representa 70 por ciento de las enfermedades geriátricas.

Por otra parte pero respecto al tema hace poco se hizo viral en redes la historia de Daniel Bradbury, un joven padre de familia de 30 años que padece Alzheimer tipo PSEN1, una condición que heredó de su padre quien murió a la edad de 36. Lamentablemente además de afrontarse a su enfermedad, hace poco él y su esposa recibieron la noticia que hay 50 por ciento de probabilidades que sus hijos gemelos hereden el padecimiento.

Por esta razón familiares y amigos han compartido su historia, en primer lugar para ayudar a que otras personas conozcan la enfermedad y sus síntomas tempranos y en segundo para recaudar dinero para que la familia realice un viaje antes que los síntomas de Bradbury empeoren.