A medida que otros profesionales de la salud se enfocan en la atención y detección de pacientes críticos, los consumidores buscan promotores o trabajadores de salud comunitarios de confianza que puedan guiarlos. Ya que una gran mayoría de los promotores comunitarios de salud son mujeres, frecuentemente se usa el término Promotoras.

Promotora de Salud / Modelo de trabajador de salud comunitario

En este modelo, los trabajadores de la salud comunitarios (TSC) son miembros de la población objetivo y comparten muchas de las mismas características sociales, culturales y económicas. Como miembros de confianza de su comunidad, las promotoras brindan servicios culturalmente apropiados y cumplen las siguientes funciones:

  • Defensor del paciente.
  • Educador.
  • Mentor.
  • Trabajador de acercamiento.
  • Traductor.

Las promotoras son el puente entre las diversas poblaciones a las que sirven y el sistema de salud. El modelo de promotora se usa a menudo en los Estados Unidos y América Latina para llegar a las comunidades hispanas.

Las comunidades rurales a menudo utilizan este modelo para mejorar la salud de los trabajadores agrícolas migrantes y de temporada y sus familias. Las promotoras que trabajan específicamente con trabajadores agrícolas migrantes y de temporada pueden denominarse promotoras de salud migrante.

Este modelo es más efectivo cuando las promotoras son miembros de la población objetivo, no solo personas que hablan el mismo idioma o comparten algunas características con las comunidades a las que sirven. Incluso en los casos en que las promotoras son miembros de la población objetivo, pueden encontrar barreras para brindar servicios. Una barrera común en las comunidades fronterizas incluye la desconfianza en el programa.

En un estudio titulado “Intervenciones de trabajadores de salud comunitarios para latinos con diabetes tipo 2: una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios,” estos promotores se describen como “individuos que sirven como puentes entre sus comunidades étnicas, culturales o geográficas y los proveedores de atención médica, e involucran a su comunidad para prevenir la diabetes y sus complicaciones a través de la educación, el cambio de estilo de vida, la autogestión y el apoyo social”.

Durante varias décadas en los EE. UU. y alrededor del mundo, los trabajadores comunitarios de la salud (TSC) se han utilizado para ampliar el alcance de los proveedores de atención médica para implementar intervenciones de autocuidado para afecciones crónicas de salud (es decir, diabetes, hipertensión).

Un creciente conjunto de referencias sugiere que los TSC tienen un gran potencial para mejorar la salud de las poblaciones socioeconómicamente desfavorecidas. Se ha considerado que los TSC son particularmente relevantes para el tratamiento de la diabetes debido a su estrecha relación y conocimiento de las comunidades objetivo.

Reconociendo el valor del modelo de trabajador de salud comunitario, hasta julio de 2018, nueve estados de EE. UU. Han implementado un proceso voluntario de certificación de CHW en todo el estado (Arizona, Florida, Indiana, Massachusetts, Nuevo México, Ohio, Oregón, Rhode Island y Texas).

Otros estados, como California, no tienen un programa de certificación de TSC’s, pero dependen de promotores y promotoras para brindar orientación y apoyo en información de salud en muchas áreas urbanas y rurales.

Muchos promotores y promotoras ahora están recibiendo capacitación en alfabetización en salud, para ayudar a su población objetivo a comprender mejor la salud y tomar mejores decisiones de salud.

Una organización que entrena y capacita a promotores, Visión y Compromiso, tiene su sede en California y fue establecida hace más de 20 años por promotores, como una voz de los promotores para responder a sus ideas y necesidades.

Ha capacitado y ahora agrupa a más de 5,000 promotores y ha llegado más allá de California para trabajar en varios otros estados de EE. UU. y México. Cada año, sus programas llegan a más de 65,000 latinos. Liderados por promotores locales, estos programas abordan enfermedades crónicas (diabetes, prediabetes, hipertensión y enfermedades cardíacas), salud mental, nutrición, actividad física, salud bucal, prevención del suicidio y reducen el impacto negativo de los determinantes sociales de la salud.

El próximo mes, del 1 al 3 de octubre, Visión y Compromiso celebrará su XVIII Congreso Anual, totalmente presentado en español, Por primera vez será una conferencia virtual, y es gratuita para todas las personas que estén interesadas en conocer a los promotores y conseguir formación valiosa: http://www.vycconference.org/

La importancia de los promotores sigue aumentando a medida que otros profesionales de la salud están enfocados en la pandemia, y muchos médicos y enfermeras no tienen el tiempo para ganarse la confianza de las comunidades urbanas y rurales y brindarles educación sobre la prevención y el uso adecuado del sistema de salud.

Los promotores son a menudo una fortaleza no reconocida del sistema de salud y brindan un valor significativo a los pacientes y a los profesionales médicos con los que trabajan.

Fuentes y Referencias:

Rural Health Information Hub, Promotora de Salud/Lay Health Worker Model https://www.ruralhealthinfo.org/toolkits/community-health-workers/2/layhealth

Journal of Global Health, Assessing community health worker service delivery in humanitarian settings http://www.jogh.org/documents/issue202001/jogh-10-010307.htm

National Library of Medicine. Community Health Worker Interventions for Latinos With Type 2 Diabetes: a Systematic Review of Randomized Controlled Trials. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6191032/

Russell Bennett es Consultor del Institute for Healthcare Advancement y ejecutivo senior experto en sistemas de aseguradoras de salud.