El día 29 de abril de 2021, el senador Ricardo Monreal Ávila, de la bancada del partido MORENA, presentó una iniciativa para mejorar las condiciones laborales de los médicos residentes dentro de nuestro Sistema Nacional de Salud (aquí se puede consultar el documento).

La iniciativa incluye una exposición de motivos muy interesante, la cual confirma muchas cosas que cualquier trabajador de salud sabe: los médicos residentes pasan demasiadas horas dentro de sus hospitales en jornadas extenuantes.

En el documento se menciona lo siguiente:

Sin duda, la educación recibida en un ambiente extenuante reduce la capacidad de aprendizaje y, en gran medida, se convierte en un riesgo potencial para la vida, la salud, la seguridad y la integridad no solo de las y los médicos residentes, sino también de quienes reciben sus servicios.

El daño que se genera en la salud -tanto física como mental- de los residentes y en la salud, seguridad e integridad de los pacientes como consecuencia de las jornadas extenuantes se ha confirmado en diversos estudios científicos y ha llevado a que se generen cambios en las jornadas de los residentes en diferentes países como lo mencioné en dos de mis columnas previas: Horas de guardia de un médico residente y el problema de los residentes va más allá de las horas de trabajo. La jornada laboral de los médicos residentes en nuestro país va a cambiar, la evidencia es clara y en otros países se han tomado medidas desde hace más de 15 años con resultados favorables. Es una vergüenza que en nuestro país se haya ignorado la evidencia por tantos años.

La iniciativa del senador Monreal plantea reformar los artículos 89 y 95 de la Ley General de Salud y los artículos 353-C y 353-E de la Ley Federal del Trabajo. En resumen, los cambios propuestos son que se respeten los derechos humanos de los residentes al crear las normas que regulen sus guardias y recibir un trato digno y respetuoso al desempeñar su trabajo, evitando las jornadas extenuantes. En otra columna ya había mencionado cual es el estatus jurídico de los médicos residentes, quienes son alumnos y trabajadores según la legislación mexicana, por eso cualquier cambio que se haga al estatus de los médicos residentes tiene que pasar por una modificación a la Ley Federal del Trabajo.

Como lo he mencionado en columnas anteriores, el problema en nuestro sistema de residencias va más allá de promover nuevas leyes, ya que en muchas ocasiones los problemas comienzan por el hecho de que las autoridades no respetan las mismas y abusan y amenazan a su personal. Uno de los problemas más graves, además de los abusos, es que los residentes e internos no denuncian por miedo a las represalias. Desde mi punto de vista, debemos de mejorar nuestras leyes, pero también tenemos que acostumbrarnos a exigir su cumplimiento. Es muy triste que cada semana me escriba por lo menos un médico interno o residente para contarme sobre diversos abusos que ha sufrido, pero que en casi todos los casos no quieran denunciar debido a que en su hospital lo amenazaron o tiene miedo de que la denuncia tenga represalias en su contra. Una parte importante de mejorar el sistema de residencias médicas es perder el miedo y denunciar a los malos directivos y los abusadores que, en muchas ocasiones, son los mismos residentes.

Regresando al tema de la iniciativa del senador Monreal, dentro de los artículos transitorios se menciona que se deberá crear una Norma Oficial Mexicana relativa a la organización del sistema de guardias en los establecimientos de salud. Sería interesante ver una nueva norma oficial que conviva con la NOM de las residencias médicas, ya que en la NOM de 2012 (así como en el proyecto de 2018) se regulan las guardias de los residentes y de manera independiente, en otra NOM, las guardias de los médicos internos y la prohibición de guardias para los estudiantes de ciclos clínicos (NOM-234-SSA1-2003).

En lo personal, me gusta la iniciativa del senador Ricardo Monreal y se agradece que los legisladores volteen a ver los problemas que padece el personal de salud, pero creo que las condiciones del personal de salud no va a cambiar a pesar de tener las mejores leyes, si antes no perdemos el miedo de denunciar y comenzamos a actuar con solidaridad dentro del gremio.

Si te interesó mi columna, te invito a leer mis libros: En la residencia médica y De víctima a tirano: crónica del R2, publicados en Amazon.mx en formato físico y digital o cuénteme sus experiencias u opiniones al correo: [email protected]

Mauricio Sarmiento tiene un despacho jurídico en el que se ofrece asesoría a médicos o personal de salud en temas de derecho médico y responsabilidad civil. Escritor de En la Residencia Médica.