¿El tratamiento para Alzheimer ha estado en las farmacias durante décadas?

Dos medicamentos aprobados hace décadas no solo contrarrestan el daño cerebral causado por la enfermedad de Alzheimer en modelos animales. Sino que la misma combinación terapéutica también puede mejorar la cognición.

Dos medicamentos aprobados hace décadas no solo contrarrestan el daño cerebral causado por la enfermedad de Alzheimer en modelos animales. Sino que la misma combinación terapéutica también puede mejorar la cognición.

Un tratamiento efectivo para el Alzheimer puede haber estado escondido durante décadas a simple vista.

Suena como un golpe en términos de cura, pero todavía no. Los investigadores actualmente se están concentrando en estudios con animales en medio de implicaciones que siguen siendo explosivas.

Sí una combinación de medicamentos sorprendente continúa destruyendo una característica clave de la enfermedad. Entonces un tratamiento efectivo para el Alzheimer puede haber estado escondido durante décadas a simple vista.

¿De que medicamentos se trata?

Una serie prometedora de estudios preliminares destaca dos conocidos recursos en los botiquines: el gemfibrosil, un fármaco antiguo para reducir el colesterol, y el ácido retinoico, un derivado de la vitamina A. El gemfibrosil se vende como Lopid y, aunque todavía se usa, no se prescribe ampliamente. Los médicos ahora prefieren recetar estatinas para reducir el colesterol. El ácido retinoico se ha utilizado en varias formulaciones para tratar todo, desde el acné hasta la psoriasis y el cáncer.

Los dos fármacos se están estudiando por su fuerte impacto en el cerebro y un nuevo papel potencial que algún día podría empujarlos a luchar contra lo que ahora es una enfermedad cerebral incurable. Ambos medicamentos tienen una asombrosa capacidad para concentrarse en los astrocitos del cerebro, células que originalmente recibieron su nombre porque parecen estrellas.

Pero los astrocitos están íntimamente involucrados en un proceso clave que progresiva e insidiosamente destruye el cerebro.

Este es su IMPACTO 

Investigadores del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago han descubierto que los astrocitos pueden ser responsables de la acumulación de beta amiloide (Aβ). La placa pegajosa que daña las neuronas. Como resultado, estas células en forma de estrella ayudan en la cascada de eventos deletéreos. Las cuales roban a las personas el sentido de sí mismos, sus recuerdos y, en última instancia, la vida.

El equipo de investigadores médicos también ha descubierto que el gemfibrozil y el ácido retinoico. Cuando se usan en combinación, obligan a los astrocitos a revertir su destructividad. Y en cambio, reducen la beta amiloide en el cerebro, mejorando la función cognitiva.

Los hallazgos sugieren que, quizás en un futuro no muy lejano, estos medicamentos pueden reutilizarse para persuadir a los astrocitos a desempeñar un papel beneficioso. Sirviendo como “máquinas limpiadoras” de Aβ, eliminando la acumulación de placas y evitando que el Alzheimer desenrede el cerebro.

Aún no se sabe cuándo los experimentos podrían avanzar a un ensayo clínico en humanos completo.

“Desde un ángulo terapéutico, estos resultados sugieren que las dosis bajas [gemfibrozil y ácido retinoico] podrían reutilizarse como tratamiento para reducir la carga de placa y mejorar la cognición”, escribió la Dra. Sumita Raha, primera autora de un artículo publicado en Science Translational. Medicina .

¿QUÉ TAN ANTIGUOS SON ESTOS MEDICAMENTOS?

El gemfibrosil es un fármaco antiguo, patentado por primera vez en 1968 como reductor del colesterol. Los medicamentos a base de ácido retinoico son incluso más antiguos.

Por ejemplo, la tretinoína, un medicamento de ácido retinoico, fue patentado en 1957. Si la combinación de medicamentos gemfibrosil / ácido retinoico finalmente funciona en humanos, entonces el equipo con sede en Chicago habrá iniciado el uso de un nuevo tratamiento compuesto por dos medicamentos muy antiguos.

Aunque el equipo del Centro Médico de la Universidad de Rush está bien enfocado en la búsqueda de la combinación de dos medicamentos, aún no se sabe cuándo los experimentos podrían avanzar a un ensayo clínico en humanos completo.

Sin embargo, junto con la identificación de un posible enfoque de dos fármacos para la enfermedad de Alzheimer, los experimentos de Chicago también se han sumado a la investigación sobre la biología de los astrocitos en el cerebro.

Notas relacionadas:

3 principios para mejorar el servicio y la satisfacción del paciente

Hospital General “Dr. Manuel Gea González” símbolo de asistencia y docencia médica

Principales revistas médicas científicas para los profesionales de la salud