El mundo se encuentra en una permanente crisis de salud que se ha extendido a los demás ámbitos de la vida. Hasta el momento ya se han reportado 135 millones de casos Covid-19 en el planeta y la cifra se mantiene en aumento cada día. En muchos países como México esta enfermedad se colocó dentro de las primeras causas de muertes durante el 2020. Aunque lo cierto es que existen muchos aspectos que se desconocen y solo mediante estudios se han podido conocer.

En ese sentido, hoy ha quedado claro que sus principales manifestaciones son fiebre, tos seca y cefalea. Pero un aspecto de preocupación es la relación que mantiene con otras enfermedades. El riesgo a desarrollar alguna es demasiado alto inclusive después de egresar del hospital. Por eso es que se debe dar seguimiento a cada paciente para poder detectar cualquier inconveniente.

Otro problema al que se enfrentan los infectados

En torno a este tema el equipo de Saludiario pudo conversar con el Dr. Carlos Arturo Hinojosa Becerril, quien es presidente de la Sociedad Mexicana de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular (SMACVE).

Dr. Carlos Arturo Hinojosa Becerril

Lo primero que dijo es que desde antes de la aparición de la Covid-19 la trombosis ya era un problema de salud pública. A la fecha se posiciona como la tercera causa de muerte por eventos cardiovasculares en el mundo. Tan solo se ubica por debajo de los infartos y los eventos cerebrales vasculares.

Ahora bien, cuando se logra salvar la vida de pacientes con formación de coágulos también se debe tomar en cuenta que puede desarrollar diversas secuelas que afectan su calidad de vida. Este tipo de afectaciones son muy variadas y dependen del órgano dañado pero dentro de las principales son una limitación de movimiento. Cuando se generan en las extremidades inferiores se estima que hasta el cinco por ciento de las personas pueden desarrollar ulceras.

Por otra parte, desde que se generaron los primeros casos de Covid-19 se ha investigado una presunta relación con el Tromboembolismo pulmonar (TEP). Hoy se sabe que es real y sí es un factor de riesgo para quienes sufren de esta nueva enfermedad.

De acuerdo con el especialista, el 33 por ciento de los pacientes con Covid-19 moderado o grave que son hospitalizados van a desarrollar algún tipo de trombosis. Los principales motivos son porque permanecen inmóviles y debido a la inflamación en el endotelio de sus venas y arterias. Mientras que de los afectados el 20 por ciento tiene una alta probabilidad al TEP. Por esto es que el uso de anticoagulantes dentro del tratamiento es muy importante para disminuir el riesgo y evitar problemas a futuro.

Educar al paciente

Por todo lo mencionado es que la SMACVE cuenta con una página de internet de consulta pública llamada Enfermedades Vasculares. Su objetivo es educar y orientar a la población en torno a la trombosis y otros problemas de salud. Contiene información confiable realizada por especialistas para promover la prevención.