Patrocinado por RB MJN            

 

 

 

 

 

El tabaquismo creció de manera abrupta en las últimas décadas, llegando al punto de considerarse una epidemia, la cantidad de personas que mueren por el consumo de éste asciende a los 8 millones anuales sin contar las personas que mueren por el consumo indirecto.

La forma de consumir tabaco más común es el cigarrillo, pero también existen otras formas de consumo, como el narguile y la pipa de agua, que, aunque se tenga la creencia de que son menos riesgosas, diversos estudios realizados sobre el tema y publicados por la OMS demuestran que estas variaciones causan afecciones similares a las del cigarrillo[1].

El tabaquismo no es solo un inconveniente para los adultos, en 2018 alrededor de 43 millones de niños y jóvenes, en el mundo, entre los 13 y 15 años eran consumidores, además de lo anteriormente mencionado, alrededor del 10% de los niños se ven expuestos al humo diariamente pudiendo afectar así gravemente su salud, generando enfermedades como crisis asmáticas, infecciones respiratorias, otitis, entre otros, representando un mayor riesgo para los infantes.

Asia se posiciona actualmente como el continente con mayor cantidad de consumidores, donde se observa que, alrededor del 45% de las personas son consumidoras, a pesar de esto, la tendencia es disminuir a un 25% hacia el 2025. Uno de los factores que influyen en el punto anteriormente expuesto es que China es el mayor productor y consumidor de tabaco a nivel mundial puesto que en este país se ubica un tercio de los fumadores. Por otro lado, está América, con países que poseen las tasas más bajas de fumadores establecidas entre el 6% y 9% como Panamá, Ecuador y Colombia, pese a esto se espera que para el 2030 haya una disminución del 30% en todo América, sin embargo, son pocos los países que se encuentran realizando políticas que permitan alcanzar esta meta.

Hoy en día se han promovido campañas en contra del tabaco, logrando incrementar los impuestos hasta un 75%, sin embargo, según la OMS, estas reglamentaciones solo se ven reflejadas en poco más del 15% de países a nivel global[2]. Los impuestos recaudados son destinados al sistema de salud con el fin de tratar enfermedades causadas por el consumo de productos perjudiciales para la salud y, adicionalmente, reducir el número de muertes, por ejemplo, en Colombia, luego de la implementación de la Ley 1819 de 2016, se logró reducir el número de fumadores en un 5.5%.

A pesar de todas las medidas que se han propuesto por la OMS para regular el consumo del tabaco como la prohibición de la publicidad, el aumento de impuestos, advertencias en los paquetes, entre otras, aún existen países como Montenegro que posee los índices mas altos de tabaquismo en Europa con un 46%. En Colombia las medidas que se han tomado con respecto al tema han dado resultados positivos, principalmente los relacionados a impuestos, los cuales aportan a la Nación colombiana 1,25 billones de pesos adicionales[3], y a la publicidad, ya que esta fue prohibida desde 2011 por el Ministerio de Salud colombiano[4].

[1]¿Realmente fumar narguile es inocuo? – BBC News Mundo

[2]WHO_NMH_PND_15.5_spa.pdf;jsessionid=1CD82C086E2A5C85537240BC5A073591

[3]Efectividad del impuesto al cigarrillo en Colombia tres años después de su aprobación – Salud – ELTIEMPO.COM

[4]https://www.minsalud.gov.co/Paginas/Se%20acaba%20la%20publicidad%20y%20venta%20al%20menudeo%20de%20productos%20del%20tabaco.aspx  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica