En el campo de la salud es fundamental que prevalezcan valores como el respeto y la responsabilidad. Ambos son necesarios para cualquiera que se de quiera dedicar a esta profesión porque son la base para una buena relación con los pacientes. Aunque eso no es todo porque cuando fallan se pueden generar consecuencias legales de diverso impacto. El ejemplo más claro se puede apreciar con un médico que está en medio de un escándalo mundial. Todo porque se le acusa de grabar sin su consentimiento a las mujeres que atendía.

¿Qué ocurrió?

Esta penosa situación ocurrió en Sevilla y con base en los medios locales, el presunto responsable es un doctor de 64 años. Se indica que labora en diversos consultorios y todo inició cuando una paciente interpuso una denuncia.

Lo que señala la mujer es que acudió a consulta por una dolencia en el pecho. Al pasar al consultorio el médico procedió a realizar la auscultación pero ella sintió algo raro. Lo que se percató es que el doctor tenía su teléfono en uno de los bolsillos superiores de su bata y estaba prendido. De inmediato se produjo una discusión y en ese momento se dio cuenta de que la estaba grabando.

¡Son más de 100 víctimas!

Al acudir con las autoridades para presentar su denuncia se realizó un cateo al médico y todas sus pertenencias. En ese momento se descubrió que en su computadora tenía videos con más de 100 pacientes a las que se había dedicado a grabar de la misma forma y sin su consentimiento.

Mientras que no siempre utilizaba su teléfono porque al realizar la inspección de su consultorio se detectó que tenía una pluma con una mini cámara de grabación. Con este dispositivo también se dedicó a espiar a sus pacientes.

Con base en lo que se ha podido identificar, esta acción indebida la realizaba al momento de auscultar el pecho o inspeccionar la zona vaginal o anal de las mujeres. Además no se limitaba a su consultorio porque también ofrecía consultas a domicilio y ahí también procedía del mismo modo.

Se trata de un tema bastante delicado. De momento el médico se encuentra detenido y a través de los videos y los expedientes clínicos se busca dar con el paradero de las mujeres afectadas. El objetivo es incentivarlas para que presenten su denuncia correspondiente, lo que podría incrementar de manera drástica la condena contra el galeno.

Este hecho ya ha provocado un escándalo mundial. Además recuerda que dentro del consultorio se debe respetar en todo momento la confidencialidad y privacidad de los y las pacientes. Mientras que si se va a grabar alguno para tener un testimonio siempre debe existir su consentimiento.