La semana inicia con un total de 634 mil 023 casos positivos y 67 mil 558 defunciones por Covid-19 en México. Aunque a diario se presentan cientos de nuevos infectados y fallecidos, el gobiernos federal ha dicho que se mantiene una tendencia a la baja. Como parámetro se toma en cuenta la ocupación hospitalaria donde cada vez existen más espacios disponibles. La realidad es que el problema permanece activo y es necesario continuar con todas las medidas preventivas para evitar riesgos.

Sumado a lo anterior se debe tomar en cuenta el paulatino regreso a las actividades cotidianas en diversos sectores de la población. Para buscar reactivar la economía cada vez son más los negocios que obtienen autorización para volver a abrir. En algunas condiciones se mantiene una restricción en el horario y capacidad para evitar, en la medida de lo posible, las conglomeraciones.

Por otra parte, a raíz de la evidencia científica se ha detectado que una de las estrategias para disminuir el riesgo de contagio es el uso correcto de cubrebocas. Aunque no ofrece una protección total, sí ayuda tanto al que lo usa como a todo su entorno.

Diferencia entre usar y no cubrebocas

Con esto en mente, el Instituto de Métricas y Evaluación en Salud de la Universidad de Washington presentó un estudio que muestra el impacto que tiene esta medida. A través del comportamiento de la enfermedad hizo una estimación de sus consecuencias para el 1 de enero de 2021.

El trabajo muestra dos escenarios posibles. En el primero se afirma que si toda la población utiliza cubrebocas de manera adecuada se estiman alrededor de 130 mil 544 muertes por Covid-19.

Mientras que en la segunda opción se toma en cuenta lo que podría ocurrir si los mexicanos relajan las medidas preventivas y de protección. En este caso la proyección para la misma fecha es de 157 mil 263 decesos.

De tal forma se puede concluir que el uso correcto y constante de mascarillas ayudaría para evitar 27 mil muertes durante lo que resta del año. Así queda demostrado de nueva cuenta la importancia de esta estrategia entre toda la población. Aunque mientras existan personas que se rehúsen o no porten de manera adecuada los cubrebocas, será insuficiente.

Brote se extendería hasta abril de 2021

Por otra parte, se debe recordar que el Dr. Hugo López-Gatell advirtió que la actual brote podría extenderse hasta abril de 2021. Debido al inicio de otoño y la temporada de influenza, ambos fenómenos se unirían y provocarían todavía más daños.

De igual forma, uno de los inconvenientes es que ambos comparten síntomas, lo que puede provocar confusión tanto en los pacientes como en algunos médicos de primer contacto. Por lo anterior ya se trabaja en nuevas guías para marcar las diferencias y que los doctores puedan hacer una correcta valoración.