La actual pandemia ha generado afectaciones de los más diversos tipos. La parte más grave es la salud de las personas infectadas porque hasta el momento ya se han registrado más de un millón de decesos a nivel mundial y la tendencia se mantiene en aumento. De igual forma, la mayoría de los supervivientes de la enfermedad suelen desarrollar secuelas que limitan su calidad de vida. Al ser un problema tan nuevo, se desconoce la duración de las afectaciones e inclusive se sospecha algunas podrían permanecer por siempre.

Ahora bien, los daños provocados por la Covid-19 se extienden a otros campos dentro del sector salud. Tan sólo en México, durante los últimos meses se han registrado los niveles más bajos en donación de sangre y órganos. De tal forma, el número de personas en listas de espera aumenta y eso pone en riesgo su integridad porque requieren del apoyo de inmediato.

Por una parte, sí existe un riesgo al que están expuestos los donadores y receptores por las condiciones actuales que prevalecen. Aunque con las medidas adecuadas de protección es posible llevar a cabo los trasplantes y transfusiones.

Nuevos lineamientos para garantizar máxima seguridad

Por lo anterior, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) anunció un aumento en las medidas de higiene para ofrecer total certeza a quienes deseen sumarse a esta práctica. En el caso de la procuración multiorgánica, ahora serán aplicados nuevos nuevos lineamientos derivados de la emergencia sanitaria por Covid-19, en beneficio de la derechohabiencia que requiere del trasplante de órganos y tejidos para mejorar su calidad de vida.

El Coordinador Hospitalario de Donación de Órganos y Tejidos con fines de Trasplante en Yucatán, José Manuel Marín Alvarado, indicó que en la pandemia además de seguir los protocolos habituales para el diagnóstico de muerte encefálica, se deben cumplir con los requisitos de bioseguridad por medio de la prueba conocida como PCR y una tomografía de tórax, para descartar la presencia SARS-CoV-2.

Explicó que de esta manera se corrobora que los órganos son aptos para el trasplante a fin de evitar riesgo de transmitir el virus a los receptores. Agregó que el proceso se lleva a cabo con estricto apego a los lineamientos del Centro Nacional de Trasplantes, de la Coordinación de Donación y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células del IMSS y del Comité Interno de Trasplantes.

Fue apenas el pasado viernes 30 de octubre que la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del IMSS en Mérida realizó la primera donación multiorgánica en la Península de Yucatán desde el inicio de la emergencia sanitaria. Con esto, significa que durante poco más de siete meses no se realizaron en esta unidad. Y la historia es bastante similar en el resto del país.

Por lo pronto, tú como médico desempeñas un papel fundamental porque con una simple plática puedes ofrecer la suficiente motivación a tus pacientes para que se sumen a esta práctica tan importante con la que se pueden salvar vidas.