Ser un trabajador de la salud en México no es sencillo y tú lo sabes bien. Existen muchas adversidades a las que te enfrentas a diario y se necesita de mucho esfuerzo y dedicación para enfrentarlas. Al final, ver la recuperación de los pacientes y su semblante sonriente es una grata satisfacción que no tiene precio.

En ese sentido, al igual que ocurre en otros gremios, los trabajadores de la salud también tienen derechos que se deben de respetar. En el caso de nuestro país, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) es la institución pública gubernamental encargada de ofrecer mecanismos alternativos de solución de controversias entre usuarios y prestadores de servicios médicos. Además colabora con autoridades de procuración e impartición de justicia y participa en la investigación, el fomento a la calidad de la atención médica y la seguridad del paciente.

Los trabajadores de la salud también tienen derechos

Aunque cada lugar de trabajo tiene su propio reglamento, existen algunas cuestiones que se aplican de manera general sin importar si se trata de una institución de salud pública o privada. Por lo tanto, la propia CONAMED redactó un decálogo con los derechos generales de todos los trabajadores de la salud

Por lo tanto, es necesario que los conozcas y estés consciente de que son derechos que debes recibir dentro de tu lugar de trabajo. En caso de anomalías recuerda ponerte en contacto con la CONAMED para interponer tu denuncia.

  1. Ejercer la profesión en forma libre, sin presiones y en igualdad de condiciones interprofesionales.
  2. Laborar en instalaciones apropiadas y seguras, que garanticen la seguridad e integridad personal y profesional.
  3. Contar con los recursos necesarios para el óptimo desempeño de sus funciones.
  4. Abstenerse de garantizar resultados y proporcionar información que sobrepase su competencia profesional y laboral.
  5. Recibir trato digno y respetuoso por parte de pacientes y sus familiares, así como del personal relacionado con su trabajo, independientemente del nivel jerárquico.
  6. Tener acceso a la actualización profesional en igualdad de oportunidades para su desarrollo personal y a actividades de investigación y docencia de acuerdo con su profesión y competencias.
  7. Asociarse libremente para promover sus intereses profesionales.
  8. Salvaguardar su prestigio e intereses profesionales.
  9. Tener acceso a posiciones de toma de decisión de acuerdo con sus competencias.
  10. Recibir de forma oportuna y completa la remuneración que corresponda por los servicios prestados.