Como parte de tu actividad profesional diaria es necesario realizar la revisión y diagnóstico de los pacientes que acuden a tu consultorio. Al realizar las observaciones necesarias es momento de emitir un receta médica con las indicaciones y medicamentos necesarios para alcanzar una recuperación plena. Es un proceso que se convierte en rutina, aunque no todos los hacen de forma correcta.

Requisitos obligatorios de una receta médica

Al respecto, es necesario recordar que el Reglamento de Insumos para la Salud (Arts. 28-31) menciona todos los elementos obligatorios que debe contener una receta médica.

Por otra parte, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) elaboró una infografía con los aspectos mínimos que por ley debe contener una receta médica. Además también hay algunos aspectos que no son obligatorios pero se recomiendan para la seguridad del paciente.

En primer lugar, para evitar errores en la interpretación, la prescripción debe ser clara, legible y sin abreviaturas, para proteger la seguridad del paciente.

Los datos obligatorios por ley son:

  • Nombre completo del médico que prescribe.
  • Número de cédula profesional.
  • Institución que emite el título.
  • Fecha.
  • Domicilio completo del consultorio.
  • Teléfono.
  • Firma.

De igual forma, se recomienda anexar también los siguientes datos para mayor seguridad del paciente:

  • Nombre completo del paciente.
  • Edad.
  • Sexo.
  • Alergias.
  • Talla.
  • Peso.
  • IMC.
  • Temperatura.
  • Presión Arterial.
  • Diagnóstico médico.

En cuanto a la descripción del tratamiento debe incluir los siguientes aspectos:

  • Nombre genérico.
  • Forma farmacéutica.
  • Dosis.
  • Presentación.
  • Frecuencia.
  • Vía de administración.
  • Duración del tratamiento.
  • Indicaciones para el uso.

Y en el caso de tu consultorio médico, ¿las recetas que emites cumplen con todos los requisitos señalados?