Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

La microbiota orofaríngea es el conjunto de microorganismos que colonizan la cavidad orofaríngea y que resulta fundamental para la supervivencia del huésped. La relación simbiótica con estos organismos ayuda a regular funciones fisiológicas básicas y a evitar la colonización de otras bacterias potencialmente perjudiciales para el organismo.

Fuente: UNAM

La principal causa de los retrasos en el crecimiento infantil es la malnutrición crónica. Esta puede ser causada por infecciones entéricas, falta de higiene o simplemente por no contar con los recursos necesarios para acceder a una alimentación balanceada.

La malnutrición infantil crónica es un problema de salud pública mundial, que afecta principalmente a países de ingresos bajos y muy bajos. De acuerdo a la OMS, más de 155 millones de niños en todo el mundo presentan retrasos notables del crecimiento, como consecuencia de alguna forma de malnutrición.

Por otra parte, se calcula que hasta el 45 por ciento de todas las muertes de niños menores a 5 años, están relacionadas de alguna manera con la desnutrición. Las graves consecuencias sociales y económicas de este fenómeno son incalculables. Es por eso que investigadores de todo el mundo buscan nuevas formas de hacer frente a esta problemática.

Una nueva investigación, llevada a cabo en el año 2018, ha logrado relacionar la microbiota orofaríngea con el síndrome de retraso en el crecimiento de niños.

Sobre el estudio

La investigación, llevada a cabo por investigadores franceses e ingleses en niños con retraso en el crecimiento de poblaciones en Madagascar y República Centroafricana, buscaba relacionar las alteraciones de la flora orofaríngea con la prevalencia del síndrome de enteropatía ambiental y retrasos en el crecimiento.

Para la muestra se usaron 57 muestras gástricas y 46 muestras duodenales. La observación buscaba irregularidades en la formación de colonias de microbiota en niños enfermos.

Los resultados arrojaron un dato curioso: a pesar de las diferencias ambientales y culturales entre las muestras tomadas, se observó la formación de colonias de microbiotas orofaríngeas en el intestino. Algunas de las especies “colonizadoras” eran: Haemophilus, Neisseria, Porphyromona y Morallexa.

Muchas de estas bacterias están estrechamente relacionadas con enfermedades inflamatorias, que podrían ser responsables por cuadros severos de malnutrición en niños.

Las conclusiones

Los investigadores señalan que la presencia irregular de microbiotas orofaríngeas en las muestras fecales podría contribuir a la prevalencia de enteropatía ambiental pediátrica. 

La formación de estas colonias invasoras en el intestino desencadena un proceso inflamatorio del sistema digestivo, que puede contribuir al proceso de malnutrición crónica y generar retrasos marcados en el crecimiento. Fuente: Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos

Malnutrición en Ecuador

Ecuador no escapa a los alarmantes números de malnutrición infantil. De acuerdo a un informe de la Unicef, el 25 por ciento de los niños ecuatorianos menores a 5 años sufre algún grado de malnutrición.

Los niños que padecen desnutrición crónica durante los primeros años de vida, tienen un riesgo mayor a desarrollar enfermedades crónicas durante la adultez como: hipertensión arterial, enfermedades coronarias y diabetes. Todas estas se encuentran dentro de las principales causas de muerte en Ecuador. Fuente: UNICEF  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.