Los cirujanos ya cuentan con nueva alternativa para el tratamiento de fracturas de mano

El sistema ofrece una amplia gama de placas anatómicas que cuentan con una fijación estable a través del sistema de ángulo variable.

320

De acuerdo con especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), las manos son una extensión del cerebro. Con eso queda claro la importancia que desempeñan en la vida diaria de cualquier persona. A su vez, es claro que no se encuentran exentas de accidentes, siendo los más frecuentes las fracturas de falanges y huesos metacarpianos.

Por ello, DePuy Synthes, franquicia de ortopedia y neurocirugía de Johnson & Johnson Medical Devices trae a México su reciente innovación para el tratamiento de fracturas de mano: el Sistema de Bloqueo de Ángulo Variable. Este sistema está indicado para el tratamiento de fracturas y deformidades de la mano, ofrece una amplia gama de placas anatómicas que cuentan con una fijación estable a través del sistema de ángulo variable. Esta gran variedad de placas, como las diseñadas para fracturas específicas, así como el sistema de fijación de ángulo variable y la facilidad de uso del instrumental, permite a los especialistas atender fracturas tanto básicas como complejas de la mano.

Tecnología que beneficia a los cirujanos y pacientes

El Sistema de Bloqueo de Ángulo Variable (SBAV) para mano, es un sistema completo, de bajo perfil y versátil de placas anatómicas pre-contorneadas, con una tecnología que permite a los cirujanos ajustar el ángulo de inserción del tornillo para que coincida con la anatomía y el patrón de fractura del paciente. A medida que los tornillos se aprietan a la placa, se bloquean en su lugar y estabilizan la fractura. Las placas bloqueadas de ángulo variable se encuentran disponibles en acero inoxidable y titanio, lo que brinda a los cirujanos diferentes opciones para abordar una amplia gama de necesidades del paciente.

El SBAV incluye más de 40 placas básicas y especiales para tratar una variedad de fracturas y tamaño de manos. Además el diseño de placas delgadas y cabezas de tornillos evitan la irritación de los tejidos blandos a medida que los tendones se deslizan cerca de los implantes.

Este sistema incluye un conjunto único de pinzas de reducción e instrumentos que facilitan el ajuste y manipulación de la placa para adaptarse a la anatomía específica del paciente. Cada sistema de SBAV es colocado por un cirujano ortopedista o traumatólogo en conjunto con un asesor quirúrgico y un técnico especializado en el sistema, lo que ofrece garantía en el servicio y la colocación adecuada.