Trabajar en cualquier área de la salud siempre ha sido complicado porque por lo agotador de las jornadas laborales. A partir del inicio de la pandemia se ha hecho más evidente debido a que los trabajadores han tenido que extender sus horarios para atender a los pacientes. En algunas ocasiones inclusive ha sido necesario sacrificar días de descanso y vacaciones para ser solidario con los compañeros y hacer menos pesadas las cargas en los hospitales. Es una situación que se ha prolongado por meses y el personal sanitario ya se encuentra cansado y agobiado.

Pero además de lo anterior también se debe recordar otros riesgos a los que están expuestos los médicos. Uno muy grande es la exposición a enfermedades dentro de su espacio de trabajo. Hasta el momento ya son más de mil 700 los que han fallecido por Covid-19 en México y la mayoría se infectaron al realizar sus labores.

De igual forma, el aspecto legal es otro riesgo al que se enfrentan todos los trabajadores de la salud. Cualquier molestia en el paciente puede ser motivo para que presente una denuncia de inconformidad. Aunque también pueden ocurrir situaciones de máxima gravedad en las cuales pueden estar involucrados los médicos.

Médica enfrenta una grave acusación penal

El ejemplo más claro es el juicio que ahora enfrenta la Dra. Azucena Calvillo, quien a la fecha trabaja en el Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZ/MF) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Durango. La médica enfrenta una fuerte acusación que ha derivado en su detención y reclusión en el Centro de Reinserción Social (Cereso) No. 1 de esa entidad.

A la doctora se le acusa del delito de presunto homicidio calificado en grado de tentativa. El hecho habría ocurrido contra el magistrado Héctor Emanuel Silva Delfín.

Con base en la carpeta de investigación, todo se remonta al pasado 6 de diciembre. Dentro del área Covid-19 del nosocomio se encontraba el paciente internado en estado grave pero estable. Se acusa a la médica de ingresar y desconectar el respirador artificial, lo que al final provocaría la muerte del funcionario del Poder Judicial del Estado de Durango (PJED).

Colegas piden que se esclarezca lo ocurrido

Por lo pronto, la Dra. Se encuentra detenida y durante todas las averiguaciones previas deberá estar recluida en el Cereso, lo que ha provocado la molestia de sus compañeros. Precisamente durante la noche de este 8 de diciembre se manifestaron varios de sus colegas en las afueras del hospital.

A decir de sus familiares, el caso ha estado rodeado de diversas irregularidades. Se menciona que desde su detención se ha mantenido incomunicada a la médica, lo que viola sus derechos. Además de que no se cuenta con elementos que muestren que ella realizó la acción que provocó la muerte del paciente.

Por su parte, el IMSS publicó un comunicado en el que menciona su total disposición para colaborar con el Fiscalía General del Estado. Al mismo tiempo, hace un llamado a las autoridades locales para que se observe en todo momento el debido proceso, la presunción de inocencia y el esclarecimiento de los hechos.

Se trata de una grave situación que va a continuar en revisión, aunque mientras eso ocurre la médica debe permanecer en resguardo y con una severa afectación en su prestigio profesional.