Nutrióloga expone el motivo por que el que NO debes consumir All-Bran de Kellogg’s

All-Bran de Kellogg’s no es tan saludable como aparenta y estos son los riesgos de consumir un producto que se publicita como tal

  • México es uno de los mayores consumidores de cereal.
  • Una Nutrióloga se volvió viral en TikTok al exponer los motivos reales del porque no debes comer All-Bran de Kellogg’s en tu dieta diaria.
  • Los riesgos de consumir un producto que se publicita como saludable es que puede generar una mayor tendencia a consumirlo de forma cotidiana y en mayores cantidades (por ejemplo, como desayuno y cena).

 

Una Nutrióloga se volvió viral en TikTok al exponer los motivos reales del porque no debes comer All-Bran de Kellogg’s en tu dieta diaria. Ya que si bien, a primer vista ese tipo de cereal parece sano, la verdad puede estar muy lejos de esto.

De hecho, México es uno de los mayores consumidores de cereal.

A pesar de su conveniencia y rapidez para resolver el desayuno de las familias mexicanas, los cereales de caja se mantienen entre los productos ultraprocesados con mayor aportación calórica y poca o nula contribución de nutrientes, siendo la adición de azúcares libres una de las mayores preocupaciones por las consecuencias a la salud que trae consigo su consumo excesivo.

Siempre presentes: los azúcares

La sacarosa (azúcar blanco) es uno de los ingredientes habituales en este tipo de productos.

A menudo se pueden encontrar, además, otros tipos de azúcares en proporciones más pequeñas, como jarabe de glucosa o miel. Todos ellos se utilizan principalmente por su sabor dulce, pero pueden cumplir también otras funciones: aportar colores pardos y sabores tostados (que se desarrollan durante el calentamiento aplicado en la elaboración del producto), contribuir a la textura, facilitando así la agregación de los granos de cereal (como ocurre a veces en el muesli), o haciendo que sean más crujientes (por ejemplo, en los copos de maíz).

Publicidad y consumo

Los cereales de desayuno suelen incluir dos tipos de reclamos publicitarios para atraer a los consumidores. Así, en los productos destinados a los adultos es habitual encontrar elementos asociados al deporte y la vida sana, tales como determinados nombres comerciales (por ejemplo, Fitness de Nestlé), imágenes de siluetas esbeltas o de personas practicando deporte y promociones relacionadas con la actividad física (por ejemplo, regalos y sorteos de material deportivo).

Todo esto puede hacer pensar que nos encontramos ante un producto saludable, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos no es así.

Nutrióloga expone el motivo por que el que NO debes cosnumir All-Bran de Kellogg’s

Así pues, una nutrióloga se dio a la tarea de desentrañar este tipo de cereales, sobre todo el All-Bran de Kellogg’s y este fue el resultado:

@nutriologa_shenny #foryou #parati #cereal #allbran #kelloggs #bajardepeso #nutriologashenny ♬ Tokyo Drift – Xavier Wulf

Por otro lado, la Profeco advierte que contrario a lo que se muestra, el sobreconsumo de este producto puede provocar efectos indeseables, como estreñimiento, inflamación, gas o flatulencias.

Y es muy fácil, como consumidores informados parcialmente o engañosamente, caer en ese sobreconsumo.

Radiografía del producto

Azúcar:

7 gramos por cada 40 gramos de porción indicada en el empaque, lo cual equivale a cucharada y media.

Sin embargo, la porción de 40 gramos es igual a media taza. Y es un hecho que un adulto difícilmente consume media taza de cereal. Regularmente consume más: entre 1 a 1 ½ tazas.

En las dos imágenes se muestran las porciones que se describen en el empaque (a) y las porciones que una persona consume normalmente (b).

Al considerar el plato que una persona consume normalmente, el contenido de azúcar entonces es de 21 gramos o 4 ½ cucharadas.

Esto constituye del 60 al 84% de la azúcar máxima tolerada que un adulto puede consumir para todo el día, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AAC), pues la cantidad de azúcar máxima tolerada diaria para un adulto, conforme con la ACC, es de cinco a siete cucharadas cafeteras de azúcar para todo un día.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, establece que no se debe superar más del 10% de las calorías totales, no excediendo 10 cucharadas de azúcar añadida para todo el día.

Por otro lado, se observa que contiene tres diferentes tipos de azúcar (azúcar, extracto de malta y maltodextrinas).

Alguien que consume diario o frecuentemente este tipo de productos tiene mucho mayor riesgo a padecer obesidad y diabetes [ver Vasanti S Malik, et. al. «Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review», descargar (PDF, 163 Kb)].

Además, se ha observado que los altos consumos de azúcar provoca adicción, por lo cual, una vez que se convierte en hábito, es mucho más difícil dejarla de consumir [ver Carlo Colantuoni, et. al. «Evidence That Intermittent, Excessive Sugar Intake Causes Endogenous Opioid Dependence», descargar (PDF, 200 Kb)].

CONCLUSIÓN

Este producto no es dañino si se consume en cantidades moderadas, pero no es tan saludable como aparenta.

Existe el riesgo de que este producto sea percibido como recomendable por el alto contenido de fibra, sin embargo la cantidad de azúcar que contiene es alto (aunque no son tal elevadas como en la mayoría de los cereales industrializados).

Los riesgos de consumir un producto que se publicita como saludable es que puede generar una mayor tendencia a consumirlo de forma cotidiana y en mayores cantidades (por ejemplo, como desayuno y cena).

Notas relacionadas:

“Normalicemos la menstruación” lanzan cereal con forma de útero

Farmacias Similares se une a la lucha por el medio ambiente con #SíMiPlaneta

¿Podría un medicamento para la diabetes tipo 2 combatir los cálculos renales?