Un problema de salud bastante grave y al que no se le ha prestado la atención suficiente es la depresión. Aunque se puede pensar que la tristeza es algo natural, siempre es necesario combatir los cambios en el estado de ánimo. De no hacerlo se corre el peligro de sufrir consecuencias mortales como el suicidio.

De acuerdo con el Dr. Felipe Vázquez, gerente de asuntos médicos del área de Sistema Nervioso Central en GSK México, dicho trastorno se ha posicionado a la par de enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes mellitus, hipertensión arterial y artritis reumatoide, lo cual representa un grave problema de salud pública.

Con base en la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión afecta a más de 300 millones de personas en el orbe. Además se estima que este 2020 podría convertirse en la segunda causa de discapacidad a nivel mundial. En México, ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres.

Tardanza en la atención

El médico agregó que más del 90 por ciento de los casos se detectan de manera tardía. Además, indicó que en nuestro país menos del 20 por ciento de quienes la padecen buscan ayuda. Inclusive se estima que quienes lo hacen tardan hasta 14 años en recibir un tratamiento especializado, lo que conlleva un incremento en la discapacidad.

El también especialista en Psiquiatría resaltó que en la población mexicana existen algunas variables psicosociales que incrementan el riesgo de presentar sintomatología depresiva, como la violencia, la inseguridad o las crisis económicas.

Alrededor del 20% de las personas que han sufrido uno o más eventos violentos, presentaron un cuadro de depresión. El maltrato infantil también es un factor de riesgo para la depresión en los adolescentes y adultos.

Ante esta situación el doctor Vázquez compartió algunas recomendaciones para prevenir la depresión en los pacientes, como mejorar la inteligencia emocional, promover la práctica de ejercicio, hacer meditación y tratar de controlar el estrés diario.