Las afectaciones provocadas por la actual emergencia sanitaria son innumerables y van más allá de los infectados y casos mortales que se han presentado. Aunque a la fecha van más de un millón 300 mil decesos en todo el mundo, en realidad sus implicaciones llegan a otros ámbitos. Debido a que la principal recomendación para evitar contagios es la restricción de movilidad, también se han perdido millones de empleos. En tanto que se teme que al menos en México continúe el brote activo hasta marzo de 2021.

Regresan enfermedades que se creían erradicadas

Por su parte, otro efecto colateral provocado por la pandemia ha sido que se ha detenido el avance obtenido durante décadas con los esquemas de vacunación a nivel mundial. Al respecto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han señalado que en particular en América Latina es donde el efecto ha sido más devastador en los servicios de salud.

Es necesario recordar que hace unas semanas la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió una alerta sanitaria por difteria debido a que en Perú se reportó el 27 de octubre el primer caso de difteria en 20 años. Se trató de una niña de 5 años que falleció días después por una complicación cardíaca derivada del tratamiento para combatir la difteria. Esta situación pone en alerta no sólo al país sudamericano sino a toda la región.

Ante este escenario, se ha hecho un llamado urgente a tomar acción para evitar posibles epidemias de otras enfermedades como sarampión y poliomielitis porque la pandemia por Covid-19 ha interrumpido las coberturas de vacunación de manera globalizada. Como consecuencia, millones de niños hoy se encuentran más vulnerables que nunca a contraer enfermedades infecciosas.

No perder el avance obtenido durante décadas

Al respecto, la Dra. Carmen Espinosa, infectóloga pediatra, coordinadora de Internado Médico y Pregrado en el Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”, comentó que la vacunación es un servicio de salud esencial que debe priorizarse para prevenir enfermedades transmisibles.

Es un hecho que las coberturas han disminuido. Sin embargo y a diferencia del virus que causa la Covid-19, hoy en día tenemos las herramientas y el conocimiento para prevenir enfermedades como la poliomielitis, el sarampión y otras. Es necesario continuar los esquemas de vacunación de la niñez para que puedan vivir una vida sin enfermedades prevenibles por inmunización.

Las coberturas de vacunación han disminuido por la pandemia, y para tener lo más pronto posible a los niños protegidos en lo individual y en lo general, se sugiere completar los esquemas de manera acelerada. Una de las vacunas consideradas en el esquema nacional de vacunación es la hexavalente, que protege contra seis enfermedades por medio de cuatro dosis a los dos, cuatro, seis y 18 meses de edad.