Indudablemente, China es punta de lanza en tecnología de salud. El año pasado, una compañía de este país presentó un robot capaz de asumir el rol de un asistente médico. Ahora, tras una pequeña prueba piloto, la apuesta por la automatización sube. Se pretende que, en 3 años, se instalen cientos de miles de consultorios. En ninguno de ellos trabajaría un especialista humano.

Dicho proyecto es parte de Ping An Good Doctor. La plataforma de atención médica online es la más grande de China. Sus clínicas de un minuto pueden brindar servicio integral a los pacientes sin médicos presentes. A corto plazo, se quiere instalar mil consultorios robot en las 8 provincias del país. Estas innovaciones estarían en empresas, farmacias, unidades habitacionales, etcétera.

Consultorios virtuales para el futuro de la atención

El proyecto de Ping An no deja el diagnóstico completamente en manos de robots. Al ingresar a la cabina, los pacientes subirían sus síntomas a un sistema de Inteligencia Artificial (IA). El software entonces provee un diagnóstico preeliminar y comienza una videollamada. Entonces, la estimación de los consultorios robot sería corroborada y complementada por un médico humano.

La plataforma de atención online afirma que el IA de sus consultorios es sumamente sofisticado. Presume que fue creado con la colaboración de 200 especialistas de todo el mundo. Para sus conclusiones, utiliza un base de datos de más de 300 millones de consultas previas. Sin embargo, la característica más llamativa de este sistema no es la forma que daría atención a los pacientes.

También estos consultorios funcionarían como puntos de venta de productos farmacéuticos. Se pretende que cada cabina tenga un suministro de los medicamentos más comunes. Así, la persona puede comprar directamente la sustancia que se le prescriba. Si no, la plataforma permite la compra en línea de estos productos a través de los establecimientos más cercanos.

Wang Tao, CEO de la compañía, afirma que sus consultorios cambiarán la atención médica. Señaló que, cuando una persona está enferma, no es práctico desplazarse a un hospital. Ping An cuenta además con el apoyo del gobierno de China. Las autoridades asiáticas han invertido en el proyecto como parte de su campaña para mejorar la salud de sus ciudadanos.