En todos los países del mundo, durante el mes de octubre, se lleva a cabo una intensa campaña de sensibilización sobre la prevención del cáncer de mama, la cual contribuye a generar conciencia sobre los beneficios del diagnóstico temprano, que puede salvar a millones de mujeres.

Cada año, se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458,000 muertes por esta causa, tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo.

En nuestro país, representa la primera causa de muerte, para las mujeres. En los últimos años, el número de fallecimientos provocados por esta enfermedad ha aumentado de forma alarmante, principalmente, por el retraso en el inicio del tratamiento, ya sea por la tardanza en la búsqueda de atención médica o por la demora en el sistema de salud, para dar un diagnóstico definitivo.

Existen múltiples factores relacionados con el desarrollo de esta enfermedad:

  • Hereditarios, como el antecedente familiar de cáncer de mama, y mutaciones de los genes BRCA1, BRCA2, y TP53.
  • Reproductivos, uso prolongado de anticonceptivos orales y terapias de sustitución hormonal, el inicio de la menstruación a edad temprana, la aparición tardía de la menopausia, el primer embarazo en edad madura, el acortamiento de la lactancia materna y no tener hijos.
  • Estilos de vida, como el consumo de alcohol, el sobrepeso, la obesidad y la falta de actividad física.

En México, entre las mujeres en situación de riesgo, la educación sobre los signos y síntomas de la enfermedad, así como la autoexploración, han mostrado ser de gran utilidad para fomentar la toma de conciencia y la búsqueda de atención temprana.

La Norma Oficial Mexicana 041-SSA2-201 recomienda que las mujeres entre 40 y 69 años se realicen la mastografía cada 2 años; sin embargo la cobertura a nivel nacional es insuficiente (20%) para contribuir en la disminución de la mortalidad.

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), el Centro de Investigación en Salud Poblacional (CISP), a través de la Línea de Investigación para la Prevención y Control de Cáncer de mama, han realizado múltiples aportaciones en relación a factores de riesgo, prevención y diagnóstico temprano, así como en la evaluación de políticas públicas para la mejora de la atención de la salud.

En el contexto de diagnóstico oportuno, los resultados de los estudios realizados en el INSP sugieren: la necesidad de buscar estrategias para la formación del personal de salud así como la capacitación de técnicos radiólogos en la interpretación mamográfica, la inclusión de estrategias para reducir el tiempo de diagnóstico y la implementación del tratamiento.

Sin duda, se requieren grandes esfuerzos de la industria farmacéutica, autoridades en salud, médicos, cuidadores y pacientes, para lograr una respuesta social organizada y afrontar el cáncer de mama como problema de salud pública, a fin de mejorar la calidad de vida de las mujeres mexicanas.

Fuente:

https://www.insp.mx/avisos/5090-octubre-cancer-mama-19.html
https://www.who.int/cancer/events/breast_cancer_month/es/

Alejandro Zayas es Licenciado en Mercadotecnia con más de 15 años dentro de la industria farmacéutica, Pharma, CHC, Ot’x y Medical Devices.