Para muchos especialistas médicos, enfrentar el mundo en solitario es algo normal. A veces es porque administran su propio consultorio sin ayuda. En otras ocasiones, es porque el trabajo del centro los absorbe demasiado y no pueden establecer lazos con sus colegas. Incluso, las responsabilidades de supervisión pueden impedirles formar relaciones profesionales sólidas.

Ninguna de estas situaciones es la ideal. Las relaciones profesionales son fundamentales para encontrar nuevas rutas de crecimiento laboral. Más importante aún, tener lazos con otras personas del entorno no es tener el contacto de muchas personas. Implica realizar un esfuerzo consciente por desarrollar la conexión. En el camino, también debes identificar las barreras que te impiden fomentar estas interacciones.

1Falta de tiempo para cultivar relaciones profesionales

La vida del médico es vertiginosa y siempre ocupada. Mantener relaciones profesionales sólidas con centenares de contactos, en este contexto, parece imposible. Sin embargo, es importante recordar que la calidad supera a la cantidad. Es mejor tener 30 buenos contactos a 100 inútiles.

En este aspecto, tampoco tienes que desvivirte por mantener la relación. Basta con poner una recomendación en LinkedIn o enviar una noticia interesante cada día. Así, tus contactos de calidad sabrán que piensas en ellos. Más importante, ellos te tendrán presentes en su día cotidiano.

2Encontrar una razón para conectar

Lo cierto es que a ninguna persona la agrada sentir que la buscan únicamente por un favor. Por eso, puedes sentirte nervioso al establecer un contacto directo con tus relaciones profesionales. Para facilitar este proceso, es recomendable siempre tomar en cuenta la amabilidad y la amistad.

Por ejemplo, si quieres proponer un proyecto o pedir un trabajo, no es muy recomendable ir al grano. Mejor muéstrate interesado en lo que ha hecho, profesionalmente, en el corto plazo. Después, una vez engrasada la conversación, puedes ya iniciar el contacto formal.

3No dejarse llevar por el miedo

Incluso si desarrollas tus relaciones profesionales y te acercas correctamente, puedes sufrir un rechazo. No te dejes desanimar por este tipo de incidentes. No solo el sector salud es muy grande. También hay formas de reducir al mínimo este tipo de negativas.

La más importante es ser siempre genuino. Tus relaciones profesionales no son medios para un fin. Por eso, no puedes solo pensar en cómo crecer y desarrollarte a expensas de esa conexión. Más bien, debes averiguar cómo tú y tu contacto pueden apoyarse mutuamente a progresar.