¿Tienes colaboradores médicos muy desorganizados? Te decimos cómo encargarte de ellos

Dentro del sector salud, el desorden puede ser una experiencia muy frustrante, en especial si es parte de la personalidad de tus colaboradores médicos

768

Cuando tus colaboradores médicos no son organizados es muy frustrante como líder. Incluso, podrías llegar a creer que la integridad de la atención que se da a los pacientes puede disminuir. Antes de recurrir a medidas extremas, como el despido, trata de solucionar el problema de raíz:

1Examina la magnitud del problema

Debes tener en claro si la desorganización de tus colaboradores médicos tiene repercusiones. Primero, analiza los síntomas (llega tarde, su espacio es un desorden). Después, corrobora si este defecto perturba los resultados del equipo. Si no, lo mejor es olvidar el asunto.

2Aprende a ser empático con tus colaboradores médicos

Procura entender las causas detrás del comportamiento desorganizado. Reflexiona si se trata de un fenómeno nuevo o siempre ha estado presente. Recuerda que el contexto de cada persona es diferente. Tal vez esta característica de su personalidad es sintomática de otro problema.

3Habla directamente con la persona

Siempre es mejor que abordes a tus colaboradores médicos directamente. Acércate al individuo y comenta con él la situación. Trata de hacerle ver cómo su comportamiento está afectando también el rendimiento de la organización. Es importante que también proporciones algunas soluciones.

4Comparte algunas buenas prácticas

Además de proponer cómo arreglar problemas específicos, puedes compartir algunos consejos de organización con tus colaboradores médicos. Es posible que algunas alternativas ni siquiera las hubiera considerado antes. Al mismo tiempo, trata de no parecer que le ordenas qué hacer.

5Haz énfasis en su futuro profesional

Es más probable que tus colaboradores médicos hagan caso a tus consejos si los ligas al porvenir de su carrera. Lo anterior no significa que los amenaces con detener su progreso. Más bien, es cuestión de hacerles ver cómo sus costumbres desorganizadas pueden afectarlos en el futuro.

6Ayúdalos a dividir y visualizar actividades

Muchos colaboradores médicos son desorganizados porque no saben ni cómo empezar a realizar sus actividades. Si los asignas a un nuevo proyecto, tómate unos minutos para ayudarlos a dividir claramente expectativas, objetivos y requisitos. Así, su desempeño puede incrementarse.

7Sé paciente

Muchos jefes suelen decir: “soy un líder, no un padre”. Si bien es cierto, está en tu mejor interés que tus colaboradores rindan al máximo posible. Además, que un individuo sea desorganizado no significa que sea malo en su trabajo. Es tu labor tratar de exprimir el máximo potencial de cada individuo en tu equipo. La solución al desorden no es fácil, ni se logra de la noche a la mañana.