Con la intensión de acelerar los tiempos para el diagnóstico de casos sospechosos de Covid-19, un equipo de científicos mexicanos presentó una innovación que podría marcar el camino a seguir a futuro. En este caso el trabajo fue realizado por personal de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y consiste en un método para detectar al virus SARS-CoV-2 mediante la saliva. Sus ventajas son que disminuye el riesgo para el personal de salud, es 50 por ciento más económico que otros métodos y menos invasivo que la recolección de muestras con hisopos en nariz y garganta.

Prueba sencilla y fácil de realizar

De acuerdo con Susana López Charretón del Departamento de Genética del Desarrollo y Fisiología Molecular del Instituto de Biotecnología (IBt), dos mililitros de saliva son suficientes y eficaces para hacer la prueba de detección.

Con el método de la saliva expuso que se puede hacer la auto-toma, con lo que se ahorran insumos y el procesamiento puede ser más rápido. Aunque aclaró que la prueba diagnóstica RT-qPCR sigue siendo la principal y la nueva funcionaría para otro tipo de casos.

Por ejemplo, si queremos que los empleados de una fábrica regresen, lo ideal sería muestrear un porcentaje representativo de ellos, como lo piden las autoridades de la Ciudad de México. Los mismos requerimientos son para los trabajadores de la UNAM y los niños en edad escolar.

La universitaria indicó que la alta demanda de los materiales y reactivos para la toma y procesamiento de las muestras ha dado como resultado la escasez mundial de estos insumos, esenciales para la realización de las RT-qPCR.

Como parte de los planes para levantar las restricciones de movilidad, es necesario aumentar la capacidad de pruebas de laboratorio, y las basadas en saliva pueden ser una alternativa.

La especialista precisó que un método similar, diseñado por la Universidad de Yale, fue aprobado ya por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) para su uso en Estados Unidos, y Japón también ha comenzado a realizarlos de manera masiva.

Esta investigación, realizada en colaboración con Joaquín Moreno, Marco Antonio Espinoza, Carlos Sandoval y Carlos Arias, todos del IBt, junto con la Secretaría de Salud de Morelos, fue aceptada para su publicación en el Journal of Clinical Microbiology, y ya se encuentra disponible en línea.

Muestras más seguras para el personal de laboratorio

Con personal de salud de ese estado, los expertos de la UNAM pidieron a 253 pacientes depositar en un vaso de muestras (habitualmente para estudios de orina) dos mililitros de saliva (usualmente generada por dos minutos en la boca). Con este procedimiento, esos trabajadores están más seguros y protegidos contra una posible infección del coronavirus.

En contraparte, explicó la científica del IBt, quienes toman las muestras mediante un hisopo en nariz y boca requieren de mayor protección, pues el paciente usualmente estornuda o tose, y con cada uno, el personal debe sanitizar, cambiarse el cubrebocas especial, las gafas de protección, guantes y bata.

Finalmente, la experta en epidemiología, diagnóstico y metagenómica viral destacó que en el Instituto de Biotecnología ya trabajan en el diseño de una prueba diagnóstica serológica, que permita identificar a quienes ya estuvieron infectados, pero fueron asintomáticos.