En vez de prevenir, una vacuna de Pfizer logró curar a una persona de COVID-19

Un hombre en el Reino Unido recibió una vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, en vez de prevenir, la vacuna logró curarlo.

Un hombre en el Reino Unido recibió una vacuna contra el COVID-19 como tratamiento después de que dio positivo por el coronavirus durante varios meses. Sin embargo, en vez de prevenir, la vacuna logró curar a una persona de COVID-19.

Los médicos del Centro de Inmunodeficiencia de Gales decidieron usar dos dosis de la vacuna contra COVID-19 de Pfizer

La vacuna provocó con éxito su respuesta inmunitaria, marcando lo que se cree que es la primera vez que la vacuna se usa para el tratamiento en lugar de la prevención. El estudio de caso fue publicado en el Journal of Clinical Immunology.

“Me sentía muy frustrado y comencé a dudar de que alguna vez me volvería negativo”, dijo Ian Lester, de 37 años, en un comunicado.

Lester es un óptico dispensador en Gales que tiene el síndrome de Wiskott-Aldrich, una condición genética rara que reduce la respuesta de su cuerpo a las infecciones. Continuó dando positivo por COVID-19 durante más de 7 meses después de contraer el virus y tuvo oleadas de síntomas. Las cuales incluyen opresión en el pecho, insomnio, dolores de cabeza, falta de concentración y fatiga extrema.

“Empecé a sentirme como un prisionero en mi propia casa”, dijo. “Los días se convirtieron en meses”.

Los médicos del Centro de Inmunodeficiencia de Gales decidieron usar dos dosis de la vacuna de Pfizer para tratar a Lester. Y los científicos de la Universidad de Cardiff monitorearon la respuesta de su sistema inmunológico. El virus finalmente se eliminó de su cuerpo.

La vacuna probablemente estimuló su sistema inmunitario

La vacuna probablemente estimuló su sistema inmunitario, según los médicos, que esperan que el enfoque pueda usarse para otros pacientes que tienen un sistema inmunitario deteriorado.

Lester dio positivo por primera vez en diciembre de 2020 y tuvo pocos síntomas al principio, siendo el más notable la falta de gusto y olfato. Luego le dijo a su inmunólogo, quien expresó su preocupación de que las personas con un sistema inmunitario deteriorado pudieran seguir siendo contagiosas por más tiempo de lo habitual.

Lester recibió kits de hisopos en el hogar para monitorear su estado. Los síntomas empeoraron lentamente con el tiempo, dijo.

Después de casi 5 meses, los médicos decidieron administrarle la vacuna Pfizer de dos dosis, cada una con un mes de diferencia. Vieron una fuerte respuesta de anticuerpos y una fuerte respuesta de células T. Lester finalmente dio negativo 72 días después de la primera dosis de la vacuna y 218 días desde que dio positivo por primera vez.

“Fue un momento bastante sorprendente”, dijo en el comunicado Mark Ponsford, MD, científico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cardiff.

“Lo que es más importante, la vacuna fue bien tolerada por el paciente e indujo con éxito una fuerte respuesta de anticuerpos y células T”, dijo. “Esto fue notable dado que la respuesta de Ian a las vacunas convencionales en el pasado ha sido extremadamente limitada”.

Los investigadores ahora planean reproducir el trabajo para confirmar el vínculo y determinar si este método podría usarse para otros pacientes que tienen un sistema inmunológico debilitado.

“Si bien las causas genéticas de la inmunodeficiencia son raras, hay muchas más personas cuyo sistema inmunitario ha sido suprimido debido a sus afecciones y tratamientos médicos”, dijo Ponsford. “Deberíamos estar alerta a la infección persistente por COVID-19 en este entorno y desarrollar las herramientas para responder en consecuencia”.

Notas relacionadas:

5 técnicas para aprender a manejar tus emociones en el espacio laboral

CONAMED lanza curso en línea contra la prevención del conflicto para profesionales de la…

Gráfica del día: Conductas incorrectas más comunes entre los médicos