El 8 de marzo es una fecha muy especial que ha cobrado relevancia durante los últimos años por todo su significado. No es un día más en el calendario sino una oportunidad para reflexionar con respecto al trato que reciben las mujeres. Aunque las exigencias son para la sociedad también se puede empezar con pequeños cambios dentro de los lugares de trabajo. Eso incluye tu consultorio y todos los colaboradores que lo conforman.

Ahora bien, lo anterior lleva a cuestionar la diferencia de oportunidades para hombres y mujeres dentro del campo de la salud. En el caso específico de México es bastante evidente y a pesar de que se han logrado algunos avances, todavía falta mucho por hacer.

Con esto en mente, tú puedes ayudar a generar cambios si implementas las siguientes acciones dentro de tu consultorio. Todas están encaminadas a empoderar a las colaboradoras para hacer del entorno un espacio más justo.

Propicia la igualdad de oportunidades

Ofrecer las mismas oportunidades a todos es un aspecto básico que siempre debes de tener en cuenta. Si en algún momento te encuentras de búsqueda de personal para tu consultorio, procura seguir esta indicación. Es claro que existen aspectos como la experiencia que se deben de tomar en cuenta pero el género siempre debe ser algo irrelevante. Las personas valen por sus conocimientos y no por otra cosa.

Al final, si ofreces una igualdad de oportunidades será más sencillo que dentro del consultorio impere una equidad. De esta forma es más sencillo conseguir un balance que beneficie a todos por igual.

Apoya y protege a tus trabajadoras

Dentro del consultorio es conveniente contar con ayuda a todas las mujeres y eso incluye aspectos como la salud y la parte emocional. Cada vez son más los centros de trabajo que cuentan con un lactario y tú puedes contribuir a lograr cambios si adaptar un espacio de este tipo para la organización. También puedes ofrecer horarios flexibles para quienes recién se acaban de convertir en madres.

Algo que nunca debes de olvidar es que si tus colaboradores se sienten a gusto su rendimiento será mayor. Por lo mismo debes enfocarte en su parte humana tanto como en la profesional.

Realiza reuniones de integración colectiva

El trabajo dentro de cualquier consultorio siempre es complicado porque hay muchas actividades por realizar. En muchas ocasiones eso provoca que no exista tiempo libre y la convivencia entre los colaboradores es prácticamente nula. Por eso es necesario llevar a cabo reuniones de integración colectiva. También funcionan para que las personas de nuevo ingreso puedan tener una mejor relación con los demás.

En este caso es indispensable que vigiles que prevalezca un ambiente de armonía y respeto mutuo. En el momento en el que ocurra algún incidente debes hablar con los involucrados para llegar al fondo de lo ocurrido y que nunca se repita.

Promueve la participación femenil en tu equipo de trabajo

Ahora bien, muchas veces las mujeres no expresan su punto de vista dentro de una organización porque piensan que no tienen algo importante que decir. En el caso de tu consultorio debes de cambiar este pensamiento porque todas las opiniones son valiosas.

Algo en lo que debes hacer hincapié es que todos tienen el mismo derecho a expresarse siempre y cuando no afecten a terceros. Con esto en mente, procura fomentar la participación de las mujeres dentro de tu equipo de trabajo porque son igual de importantes que la contraparte masculina.