Como cada año, hoy 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer. Se trata de una fecha muy importante que busca darle visibilidad a la que actualmente es la tercera causa de muerte en el planeta. Aunque a pesar de su alta incidencia ha perdido relevancia desde el surgimiento de enfermedades como la Covid-19.

Para poner en contexto, cada año se detectan 18 millones de nuevos casos de tumores y al menos ocho millones fallecen. Por lo mismo es otra pandemia que afecta a la población global que está bastante lejos de ser controlada.

Aumenta el número de personas con algún tipo de cáncer 

Ahora bien, se espera que sufra un incremento mayor en su incidencia debido al actual estilo de vida que mantienen millones de personas. La pandemia por Covid-19 ha obligado a permanecer en resguardo y eso deriva en sedentarismo, uno de los factores de riesgo para diversos tipos de cáncer.

Es por eso que te compartimos cuatro consejos básicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir o al menos retrasar la aparición del cáncer. Es información de bastante utilidad que debes compartir con tus pacientes para evitar riesgos que pueden ser mortales.

Evitar la automedicación

Un error que cometen con frecuencia las personas es pensar que son demasiado fuertes. Eso las lleva a tolerar cualquier dolencia o malestar y simplemente dejar pasar el tiempo. Mientras que otras recurren al consumo de medicamentos sin el aval de un profesional de la salud. Cuando eso ocurre con enfermedades de alta peligrosidad como el cáncer lo único que se consigue es ocultar temporalmente el problema pero no es una solución.

La automedicación es uno de los problemas más graves que persisten en la realidad e inclusive fomentan otros fenómenos como la farmacorresistencia. Por lo tanto, debes ser insistente con los pacientes y recordar que jamás consuman algún medicamento sin una prescripción de por cáncer medio.

Acudir a revisiones médicas constantes

Con respecto al cáncer, uno de los mayores inconvenientes es que al menos la mitad de los casos se detectan en etapas avanzadas. Mientras más pasa el tiempo las probabilidades de superar la enfermedad disminuyen. Y como consecuencia directa, el riesgo de mortalidad se incrementa.

En ese sentido, tener el hábito de acudir de manera periódica a revisiones médicas es lo mejor que cualquier persona puede hacer. De esta manera es posible identificar tanto al cáncer como otras enfermedades desde sus primeras etapas. Y si eso ocurre es posible iniciar tratamientos a tiempo para evitar complicaciones o afectaciones mayores en la salud.

Evitar hábitos dañinos como el tabaquismo y el alcoholismo

En la actualidad se calcula que el tabaco es responsable del 33 por ciento de los tumores que se presenta en el mundo. Sus efectos están ligados con el desarrollo del cáncer de pulmón, boca, esófago, páncreas y colon. Ahora bien, es necesario mencionar que no es necesario fumar porque lo más dañino es la aspiración del humo.

Con respecto al alcoholismo ocurre algo similar e inclusive se le relaciona con una cantidad más grande de tumores. Aunque si se elimina de la vida se reducen las probabilidades de desarrollar tanto cáncer como otras enfermedades.

Realizar actividades físicas

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19 ha existido un cambio notorio en la vida diaria de millones de personas. Ahora permanecen encerradas en sus casas y eso las ha condenado al sedentarismo. Lo más grave es que eso incrementa el riesgo a desarrollar múltiples tipos de cáncer.

Con lo anterior en mente, lo que debes recomendar a tus pacientes es la realización de cualquier tipo de actividad física de manera constante. No es necesario que sean rutinas complejas sino algo sencillo que puedan realizar sin salir de su hogar. Si lo vuelven un hábito es una arma efectiva contra el cáncer y también contra otras enfermedades.