Durante este 2020 el mundo se ha transformado para siempre a raíz de la pandemia que continúa hasta nuestros días. Tú lo sabes bien porque lo vives todos los días dentro de tu trabajo. Si antes ya era complicado y agobiante el entorno dentro del campo médico, ahora lo es todavía más. Las jornadas ahora son más extensas y el tiempo de descanso es menor. Mientras que los niveles de estrés y ansiedad también se han incrementado a lo largo de los últimos meses.

Médicos han sido olvidados

De igual forma, tampoco se puede pasar por alto el máximo riesgo de contagio al que están expuestos los profesionales de la salud. Durante los primeros meses de la pandemia fue constante ver las quejas en varios hospitales del país con respecto a la falta de Equipos Personales de Protección (EPP). Muchos médicos tuvieron que comprar los insumos con sus propios recursos para continuar con sus labores.

Por su parte, inclusive con EPP existe hay probabilidad de infección que puede derivar en consecuencias mortales. Con más de mil 700 médicos fallecidos por Covid-19, México ocupa el primer lugar a nivel mundial. Se encuentra por encima de países con una mayor población como China, Rusia y Estados Unidos.

Afectaciones causadas por la emergencia sanitaria

Ahora bien, otro impacto provocado por la pandemia ha sido en la relación personal entre médicos y pacientes. Al respecto, el portal Medscape elaboró el Reporte de satisfacción profesional, práctica médica en tiempos de COVID-19 y calidad de vida: México 2020. Se contó con la participación de mil 463 médicos de todo el país procedentes de más de 30 especialidades distintas.

Dentro del trabajo, una de las pregunta fue si los médicos consideraban que su relación con los pacientes que atienden se había fracturado. El 43 por ciento respondió que no, mientras que el resto siente que sí ha existido un cambio notorio.

Dentro de los que siente que ha empeorado la relación, las cinco principales respuestas fueron las siguientes:

  1. Soy menos amigable con los pacientes.
  2. Me siento menos motivado para ser cuidadoso al tomar notas sobre el paciente.
  3. Me exaspero fácilmente con los pacientes.
  4. Presto menos atención a los pacientes.
  5. Cometo errores que normalmente podría no cometer.

Como se puede apreciar, el estrés y cansancio provocado por el contexto actual tiene relación con la atención otorgada a los pacientes. Además el estado de ánimo del personal médico ya no es el mismo que antes y eso genera que el servicio ya no sea igual que en el pasado.

Aunque tal vez lo más peligroso es que los médicos reconocen que ahora cometen errores que antes no hacían. A partir del tipo de falla se pueden presentar múltiples consecuencias que inclusive pueden ser de tipo legal. Por lo mismo, sin importar las circunstancias, debes mantenerte concentrado dentro del consultorio para evitar que eso te ocurra a ti.