Aunque las primeras dosis de la vacuna contra la Covid-19 en México se aplicaron desde el pasado 24 de diciembre, a partir de hoy 12 de enero será la campaña masiva. A partir de la llegada de un cargamento masivo con más de 430 mil dosis del insumo de Pfizer se planea su administración inmediata en los mil 015 hospitales públicos que atienden a pacientes infectados.

Por su parte, de acuerdo con el Programa de Vacunación Universal contra la Covid-19, se prevé que para abril ya hayan sido aplicadas más de 15 millones de vacunas en el país. De esta manera se cubriría a todo el personal médico y a un porcentaje considerable de los adultos mayores.

Aunque a pesar de lo anterior, un aspecto fundamental que debes dejar en claro en tus pacientes es que recibir la vacuna no significa que una persona no se puede infectar. De hecho ya se han reportado casos alrededor del mundo de médicos y enfermeras que ya fueron inmunizados y de todos modos se contagiaron.

Con respecto a este tema, existen cinco motivos principales por los cuales van a continuar los casos durante los siguientes meses. De tal forma, es necesario mantener las mismas medidas que hasta ahora se han recomendado inclusive entre quienes ya recibieron la inoculación.

El objetivo de las vacunas no es evitar contagios sino complicaciones

Antes que nada se debe dejar en claro que la vacuna contra la Covid-19, sin importar la farmacéutica que la haya fabricado, no fue creada para evitar contagios. Su objetivo central es generar anticuerpos que ayuden a cada persona a enfrentar de mejor manera la enfermedad en caso de que se infecten.

En ese sentido, es probable que inclusive las personas que se vacunen se contagien pero la diferencia radica en que las complicaciones y el riesgo de mortalidad serán mucho menores a las que puede presentar alguien que no está inmunizado.

No tienen una eficacia total

Hasta el momento ninguna vacuna que se ha autorizado contra la Covid-19 tiene una eficacia del 100 por ciento. De hecho, ni siquiera las que existen contra otras enfermedades ofrecen una protección total.

De las opciones actuales la de Moderna con 94.1 por ciento y la Sputnik V con 95 por ciento son de las opciones que mostraron mejores resultados en la fase de ensayos clínicos. Pero como lo indican las cifras, existe un riesgo mínimo pero real de que la vacuna no funcione.

No brindan protección de inmediato

De las alternativas actuales ninguna actúa de inmediato con respecto a la generación de anticuerpos. El tiempo varía en cada vacuna pero por lo general se requiere de al menos 10 días para empezar a desarrollar protección contra esta nueva enfermedad. Además la mayoría de las opciones consisten en dos dosis para realmente garantizar la eficacia prometida. En caso de no recibir ambas aplicaciones su rendimiento no será completo.

Ofrecen inmunidad por tiempo limitado

Todas las vacunas actuales contra la Covid-19 generan anticuerpos pero sólo por tiempo limitado. El promedio es un año y después de ese período es necesario recibir otra dosis para continuar con la protección contra la enfermedad. En caso de no ser así el riesgo a presentar complicaciones en caso de contagio será mayor.

No todos a tu alrededor están vacunados

Finalmente algo muy obvio derivado de que la vacuna no será obligatoria en México. Si tú la recibes vas a generar anticuerpos pero eso no garantiza que los que se encuentren a tu alrededor también se hayan inmunizado.

Por lo anterior, sin importar si tú ya te vacunaste es necesario continuar con las medidas básicas de protección e higiene como el uso de cubrebocas y el lavado constante de manos.