¡8 beneficios que obtienes al ofrecer citas virtuales!

La realización de citas virtuales puede reducir la incidencia de infecciones asociadas a la atención médica y benefician tanto a la salud como los pacientes.

229

Las citas virtuales benefician tanto a la salud como los pacientes. Más proveedores de atención médica están ofreciendo “ver” a los pacientes por computadora y teléfono inteligente. En una cita virtual, un médico realiza videoconferencias con un paciente o cliente de forma remota.

Los beneficios de las citas virtuales y otras herramientas de atención virtual incluyen:

 

1. Menor exposición a enfermedades

La realización de visitas virtuales puede reducir la incidencia de infecciones asociadas a la atención médica. Se ha demostrado que las citas remotas ayudan a limitar la propagación de enfermedades o virus a través de clientes y proveedores de atención. Esto es especialmente cierto durante la temporada de gripe, pandemias de salud o una situación en la que un cliente tiene un sistema inmunológico comprometido.

2. Mejor atención al paciente

Con las visitas virtuales, los pacientes pueden abordar problemas de salud y conocer las opciones de tratamiento en minutos. Los estudios han demostrado que agregar visitas virtuales a cualquier estrategia de atención médica mejora la calidad de la atención de los pacientes y la salud en general debido a que mejora la puntualidad de la atención. Las visitas virtuales también son especialmente útiles para el manejo de afecciones crónicas comunes.

3. Rentable

Las citas virtuales ahorran mucho tiempo y reducen los costos generales tanto para los pacientes como para los proveedores de atención médica. Según un informe, el aumento del uso de la atención virtual podría significar miles de millones en ahorros en atención médica en los EE. UU. Y Canadá.

4. No hay tiempo para viajar o esperar

Con las visitas virtuales, los pacientes no necesitan preocuparse por encontrar transporte o adivinar cuánto tiempo pasan en una sala de espera, y los médicos no necesitan preocuparse por retrasarse en el horario.

5. Menos citas perdidas o retrasadas

El riesgo de perder citas es mucho menor con las visitas virtuales, ya que los pacientes no necesitan viajar ni lidiar con ningún factor que los haría llegar tarde o perder una cita. Los tiempos de espera para las citas también se reducen, ya que los profesionales pueden optimizar su flujo de trabajo. Se ha demostrado que las visitas virtuales reducen significativamente la cantidad de citas perdidas y ayudan a que las citas se realicen a tiempo.

6. Citas flexibles
Las citas virtuales, en comparación con las citas tradicionales en el consultorio, brindan mucha más flexibilidad para los pacientes y los proveedores. Los médicos pueden atender a más pacientes de los que normalmente podrían atender en un consultorio convencional, y los pacientes también pueden concertar citas de último momento con poca antelación o planificación.
7. Menor necesidad de cuidado de niños
Con las visitas virtuales, los padres con niños pequeños no necesitan preocuparse por coordinar y pagar el cuidado de los niños. Los estudios han demostrado que los controles remotos con los proveedores de atención médica ayudan a mejorar el acceso a la atención médica y a disminuir el costo gastado en el cuidado de los niños.
8. Relación paciente-proveedor más sólida

Es posible que sus pacientes se sientan más seguros al hablar sobre su salud personal en una cita virtual que en un consultorio tradicional. En un estudio reciente, los participantes notaron que se sentían más cómodos hablando con sus médicos dentro de la privacidad de su espacio personal.

Notas relacionadas:

¿Cómo saber si el COVID-19 afectó el desempeño sexual del paciente?

Expertos alertan de que el 30% de los muertos por COVID eran diabéticos

¿Sin síntomas? Señales de que alguien pudo haber tenido COVID-19