Amabilidad en la práctica médica ¿Cómo accionarla y porqué?

La amabilidad en la práctica médica, equivale a tener una clínica de atención médica positiva y productiva.

135

Crear una cultura de amabilidad equivale a tener una clínica de atención médica positiva y productiva. La evidencia muestra que tener una cultura de trabajo amable ayuda a fomentar el bienestar físico y mental tanto de los pacientes como de los empleados.

¿Cómo impacta la amabilidad en la práctica médica ?

En otras palabras, un ambiente de bondad es verdaderamente contagioso. Fomentar relaciones y actitudes positivas ayuda a que el personal sea más productivo. Así como a mantener una mejor experiencia del paciente para que puedan confiar plenamente en su clínica y recomendarla a otros.

La compasión y la amabilidad recorren un largo camino para hacer de tu clínica un lugar cómodo y confiable para buscar tratamiento. Los pacientes sienten que están recibiendo la mejor calidad de atención cuando sienten que el personal médico se toma el tiempo para demostrar que realmente se preocupan.

Incluso los gestos más pequeños pueden marcar la mayor diferencia en la experiencia del paciente

Los estudios demuestran que tratar a los pacientes con amabilidad, empatía y compasión. Les ayudará a tener una mejor adherencia a los medicamentos, una mayor satisfacción e incluso puede contribuir a reducir el número de casos de negligencia.

Amabilidad en la práctica médica: ¿Puede la simple felicidad tener un impacto positivo en mí práctica?

El campo de la salud es a menudo acelerado y muy estresante. Por lo que crear amabilidad entre el personal es vital para reducir el estrés y la ansiedad.

Reducir el estrés y la depresión en la clínica aumentará la productividad y reducirá la cantidad de enfermedades experimentadas durante el año. De hecho, se estima que hasta 11 millones de enfermedades están relacionadas con el estrés.

Por lo tanto, tener un personal positivo, feliz y productivo se trasladará al paciente y mejorará la experiencia del paciente.

La creación de un ambiente de bondad y compasión aumentará la comunicación entre los miembros del personal. Lo que conducirá a que se cometan menos errores y a una atención de mayor calidad para sus pacientes.

¿Qué beneficios hay en un ambiente compasivo?

Cultivar un ambiente compasivo como gerente de práctica es beneficioso para todos los involucrados debido a la reducción de las dificultades. La mejora del estado de ánimo general y la apertura de mejores líneas de comunicación entre los miembros del personal.

Los pacientes podrán ver la amabilidad entre el personal, creando así una mejor experiencia general para ellos. También es una forma de fomentar una mejor retención de empleados.

El trato inicia con uno mismo

Por otro lado, crear una cultura de bondad y un gerente de práctica implica comenzar con uno mismo y hacer cambios en la forma en que interactúas con los miembros de tu personal.

La amabilidad se propaga fácilmente, por lo que sí comienzas, el personal con el que interactúa seguirá su ejemplo y los pacientes continuarán la tendencia.

Así puedes comenzar:

Comienza con pequeños gestos como saludos alegres, tener conversaciones sobre miembros de la familia o desearle lo mejor a alguien cuando sabes que está pasando por un momento difícil. Dar a conocer a tus colegas que les importas, junto con la creación de políticas compasivas, son formas fundamentales de mejorar tu práctica de atención médica.

Escuchamos todo el tiempo que la bondad es contagiosa, pero rara vez elegimos ser los instigadores de la alegría. Hacer que las personas se sientan bien consigo mismas nos hace sentir mejor, hace qué otros quieran extender esa experiencia positiva a los demás.

RECUERDA:

Tantas facetas de la atención médica y la experiencia del paciente pueden beneficiarse simplemente de ser consciente de sus emociones y ser compasivo con los sentimientos de los demás.

Notas relacionadas:

¡UNO MÁS! Infección por COVID-19 aumenta el riesgo de preeclampsia

4 grupos con mayor riesgo de COVID prolongado, según estudios

Investigadores mexicanos descubren comportamiento de gotas COVID-19