A lo largo del año se llevan a cabo distintas conmemoraciones enfocadas en la salud. Lo que tienen en común la mayoría es buscar generar conciencia acerca de una enfermedad o padecimiento para ayudar a disminuir su incidencia. Mientras que en ocasiones se unen para tener un efecto mayor. En ese sentido, el 5 de septiembre es el Día Mundial del Mieloma Múltiple y el 15 el del Linfoma de Hodgkin. Por lo mismo, todo septiembre es conocido como el mes del Cáncer hematológico.

Incidencia en México y el resto del mundo

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se trata de un problema en franco ascenso. Mientras que en el caso de nuestro país la leucemia y el linfoma ocupan los primeros lugares en incidencia y mortalidad. Mientras que en general el cáncer hematológico ya se ubica dentro de los 10 más comunes.

Por su parte, tan solo en 2020 se reportaron a nivel mundial más de 600 mil casos de linfomas y más de 400 mil de leucemias. Por lo que se vuelve imprescindible comprender en qué consisten estas patologías, identificarlas y estar alerta ante cualquier indicio. Es necesario comprender que cualquier persona podría ser vulnerable a desarrollarlas.

En México los más comunes son el Linfoma difuso de células B grandes (LDCBG) con 35% y el Linfoma folicular (LF) con 20%. El primero es bastante agresivo porque crece y se disemina rápidamente, por lo que el tratamiento debe iniciarse en el menor tiempo posible. Mientras que el segundo es un linfoma de bajo grado debido a que crece lentamente y los pacientes presentan pocos síntomas, aunque su mayor desventaja es que es incurable; sin embargo, el tratamiento oportuno permite que los pacientes logren una remisión de su enfermedad y recuperen su calidad de vida.

Fechas de gran importancia

A partir de todo lo señalado sobre el cáncer hematológico es que cada 15 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Concienciación sobre el Linfoma. Es una fecha dedicada a crear conciencia sobre esta patología que cada vez se vuelve más común en el mundo.

El lema de este 2021 busca que la comunidad se una para decir “No podemos esperar” para poner fin a las consecuencias no deseadas que la pandemia ha tenido en la comunidad con linfomas, puesto que se han enfrentado a un acceso reducido a la atención, el tratamiento y el apoyo, así como falta de acceso a profesionales médicos, dando como resultado menores diagnósticos y cáncer más avanzado.

Por otra parte, el 22 de septiembre es el Día Mundial de la Leucemia, fecha en la que se hace un llamado a los actores clave para mejorar la atención de la enfermedad, diagnosticarla oportunamente y poderla atacar con asertividad.

Dicho todo lo anterior, cuando se trata de un cáncer hematológico o de cualquier otro tipo la clave radica en identificar lo más pronto posible el tumor. Al hacerlo se puede iniciar de inmediato con un tratamiento adecuado para cada paciente. Si eso se cumple el riesgo de progresión, recaída y fallecimiento disminuye de forma considerable.