x

¿Comer un bolillo para el susto realmente funciona? La respuesta te sorprenderá

Si bien es un remedio muy popular en prácticamente todo el país ¿ Hay fundamento científico sobre los beneficios de comerlo tras un susto?
bolillo susto

El bolillo en realidad no tiene aportaciones mágicas como se cree, pero los terapeutas recomiendan comer algo que asiente el estómago luego de pasar un susto para aminorar la secreción de jugos gástricos, pero puedes comer algo sólido, no necesariamente un pan.

Pero ¿Por qué cuando sentimos miedo queremos comer algo?

Desde un punto de vista fisiológico, el estrés hace que las glándulas suprarrenales liberen una hormona llamada cortisol. Cuando esto sucede, puedes notar un aumento en el apetito y el deseo de comer alimentos secoso salados como el bolillo.

Sin embargo, esta necesidad de comer no es el resultado de un estómago vacío. En cambio, es tu cerebro diciéndote que comas para que puedas prepararte para una situación potencialmente dañina. Por lo general, el estrés disminuye y los niveles de cortisol vuelven a la normalidad.

Pero comer por un impulso emocional es utilizar los alimentos para sentirse mejor, para satisfacer necesidades emocionales, en lugar de su estómago. Desafortunadamente, comer emocionalmente no soluciona los problemas emocionales. De hecho, por lo general te hace sentir peor. Después, no solo permanece el problema emocional original, sino que también te sientes culpable por comer en exceso.

¿Cómo saber si tienes hambre por un impulso emocional?

El hambre emocional puede ser poderosa, por lo que es fácil confundirla con el hambre física. Pero hay pistas que puedes identificar para detenerla.

  1. El hambre emocional aparece de repente. Te golpea en un instante y se siente abrumador y urgente. El hambre física, por otro lado, aparece más gradualmente. El impulso de comer no se siente tan grave ni exige una satisfacción instantánea (a menos que no haya comido durante mucho tiempo).
  2. Por otro lado, el hambre emocional anhela alimentos reconfortantes específicos. Cuando tienes hambre físicamente, casi cualquier cosa suena bien, incluidas las cosas saludables como las verduras. Pero el hambre emocional anhela la comida chatarra o los refrigerios azucarados que brindan un subidón instantáneo. Sientes que necesitas AZUCAR, PAN O ALGO SALADO.

¿Sirve comer un pan después de un susto?

Si bien es un remedio muy popular en prácticamente todo el país, la verdad es que no hay fundamento científico sobre los beneficios de comer un bolillo tras un susto.

En el caso de la acidez, provocada por una mayor producción de jugos gástricos debido al miedo, los carbohidratos del pan no contribuyen para disminuirlo. En determinado momento, un antiácido sería una mejor opción.

Por otro lado, en el caso de el supuesto riesgo de desarrollar diabetes por una impresión muy fuerte, no hay fuentes médicas que establezcan la posibilidad de que este padecimiento se desencadene por el miedo. Cuando nos asustamos, el nivel de glucosa en la sangre aumenta para que nuestro cerebro esté más alerta; sin embargo, después de unos momentos se regulará.

Por otro lado, el pan no puede disminuir los niveles de glucosa en la sangre; al contrario, al metabolizar los carbohidratos, nuestro organismo los convierte en azúcares, aumentando el nivel de glucosa. En este sentido, existen algunas personas que al espantarse experimentan una caída en la presión arterial y la glucosa, por lo que ingerir algún alimento alivia un poco los síntomas.

Notas relacionadas:

Los 7 tipos de dentistas que existen (especialidades odontológicas)

Hipo persistente por COVID-19, una condición ¿Tratable?

¿Cuántas mujeres han recibido un premio Nobel a lo largo de la historia?

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD