La atención diaria a pacientes nunca es sencilla porque cada uno presenta rasgos y señas que lo vuelven distinto a los demás. A pesar de que varios tengan una misma enfermedad o padecimiento, cada caso es único e irrepetible. Por eso es necesario preguntar acerca de su estilo de vida, familiares y alergias para obtener la información necesaria que permita obtener un diagnóstico certero y preciso. Se trata de un proceso que se repite con cada una de las personas que acuden al consultorio.

Ahora bien, un enemigo que deben enfrentar todos los médicos es el tiempo. Se vuelve más evidente dentro de la salud pública donde falta personal y sobran pacientes. Por lo mismo, deben atender a una gran cantidad de personas en cada jornada y eso suele derivar en altos niveles de estrés y cansancio.

Consultas médicas de alta calidad

A pesar de todo lo anterior, existen algunas estrategias que puedes aplicar en tu vida profesional para hacer más eficientes tus consultas y sin tener que sacrificar la calidad. No es necesario caer en el extremo opuesto de los servicios impersonales y exprés porque son los que provocan mayor desagrado en los pacientes.

Con esto en mente, un primer paso es organizar de manera previa todas las consultas. Cuando se trata de seguimiento es necesario hacer hincapié a los pacientes en la importancia de llegar con anticipación para que la atención inicie de forma puntual como se tiene prevista. Inclusive puedes mandar recordatorios a través de redes sociales como WhatsApp para evitar el ausentismo.

Dentro del consultorio existen diferentes áreas y es imposible que tú te hagas cargo de todas. Por eso es necesario una correcta delegación de tareas a los colaboradores. Recuerda que las asignaciones deben ser distribuidas de manera uniforme conforme a cada puesto. Toma en cuenta que la división de tareas implica confiar una actividad a una persona pero sin olvidar la supervisión para evitar posibles errores.

La importancia de la tecnología en la vida profesional

Otro aspecto importante es el uso de la tecnología para ahorrar tiempo y reducir esfuerzos. Puedes empezar por utilizar una agenda electrónica para el manejo de tus citas médicas de la semana. Hoy existen aplicaciones móviles específicas para el manejo interno de un consultorio médico que te pueden ayudar.

De igual forma, emplear expedientes clínicos electrónicos es otra manera de reducir el tiempo de tus consultas. Los procesos se automatizan y la captura de información se vuelve más sencilla e inmediata.

En la atención al paciente intenta ser directo aunque sin sonar cortante con el paciente. Debes ser claro en tus explicaciones para darte a entender y evitar un lenguaje rebuscado o complejo que puede provocar confusiones.

Al final, la suma de todos los consejos mencionados te va a permitir ofrecer consultas de alta calidad pero en un menor tiempo. Con esto no sólo los pacientes se van a ver beneficiados sino tú también porque tus días van a ser más productivos.