Cada mujer es distinta y por lo tanto las metas y aspiraciones son diferentes. Aunque un deseo que está presente en una gran cantidad es convertirse en madre y formar una familia. El inconveniente es que muchas no lo consigue por culpa de problemas de salud. La lista es extensa pero uno del que pocas veces se habla es la Insuficiencia Ovárica Primaria. De hecho muchas pacientes lo tienen y nunca lo saben.

De acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) hay nueve millones 581 mil 847 mexicanas de entre 30 y 39 años. De esa cifra más de nueve mil mujeres padecen de Insuficiencia Ovárica Primaria, según la guía de práctica “Diagnóstico y tratamiento de IOP” del Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (CENETEC).

Síntomas principales

Las mujeres de entre 40 y 50 años de edad suelen tener una disminución natural de las hormonas reproductivas que conduce a la menopausia. Aunque también se ha observado que en algunos casos estos cambios pueden presentarse antes de los 40 años. Precisamente a eso se le denomina Insuficiencia Ovárica Primaria.

Se trata de una enfermedad crónica que altera el ciclo menstrual y afecta la maduración y liberación de los óvulos. Las mujeres afectadas pueden presentar infertilidad, resequedad vaginal, ansiedad y depresión. También pueden desarrollar complicaciones cardíacas y osteoporosis por los niveles bajos de estrógeno.

En el 90 por ciento de las pacientes se desconocen los motivos, mientras que al resto se le atribuyen causas genéticas, autoinmunes e incluso por radioterapias, quimioterapias y procedimientos quirúrgicos ováricos.

¿Cómo se trata?

Debido a que afecta tanto la salud física como la mental, el médico debe evaluar tratamientos integrales en los que se incluyan terapias hormonales, visitar al psicólogo, realizar ejercicio, comer adecuadamente y la suplementación de vitaminas.

Si bien la terapia hormonal puede aliviar algunos de los síntomas de la Insuficiencia Ovárica Primaria no siempre es efectiva para recuperar la función ovárica y lograr un embarazo.

Alternativa esperanzadora

De acuerdo con la recapitulación “Investigación con células mesenquimales en Insuficiencia Ovárica Primaria”, de la Asociación Vida y Células Madre, desde hace unos años los científicos a nivel mundial se encuentran realizando investigaciones con Células Madre Mesenquimales (MSC) de la médula ósea, tejido adiposo, sangre menstrual, cordón umbilical, líquido y tejido amniótico. Esto se debe a que han detectado que cuentan con ciertos mecanismos que pudieran servir para tratar algunas de las disfunciones en la Insuficiencia Ovárica Primaria.

En las investigaciones realizadas (en su mayoría a roedores y conejos), descubrieron que las MSC estimulan los folículos para que se reanude la ovulación y consiguen la producción de hormonas.

Con dichos resultados preliminares, se espera que en la fase de ensayos clínicos se logre la validación en seres humanos y se conozca más sobre los mecanismos que permiten lograr dicha estimulación ovárica.