¿Cuáles son los principales síntomas de depresión infantil que se pueden reconocer?

94

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha afirmado que lo habitual no es que un niño esté triste, apático, sin ganas de jugar y sin interés. Estos son síntomas de depresión infantil y si estos no desaparecen y se acompañan de otros que provocan malestar o dificultades para desarrollar una vida cotidiana, puede que haya un problema detrás.

Con la pandemia se ha puesto en evidencia un incremento en las tasas de enfermedad mental infantil y adolescente. Pero, ¿por qué han aumentado los casos depresión entre este colectivo? Hoy es el Día Mundial de Lucha contra la Depresión y son muchas las dudas que aún existen sobre la misma.

La pandemia ha influido mucho en su aparición

La pandemia, el confinamiento y los cambios secundarios a esta situación de emergencia de salud han repercutido negativamente en la salud mental de niños y adolescentes a nivel mundial. En la actualidad, se ha podido observar un incremento en las consultas por depresión infantil, ansiedad, intentos de suicidio y alteraciones de la conducta alimentaria entre el colectivo más joven.

Lo que está claro es que la depresión infantil existe y no es solo algo que afecte a los adultos. Según María Vallejo Valdivieso, psiquiatra infantil de la Clínica Universidad de Navarra, “supone un importante problema de salud pública por su alta prevalencia (edad preescolar 1%, edad escolar 2-3% y adolescencia 8%), por su impacto negativo en el funcionamiento global, y por el riesgo vital que conlleva”.

Entre las diferentes causas que pueden llevar a un menor a desarrollar una depresión, se puede afirmar que son multifactoriales, ya que influyen factores hereditarios, ambientales y socioculturales, y estos pueden tanto precipitar como mantener un trastorno depresivo.

¿Cuáles son las manifestaciones de la depresión infantil?

A la hora de hablar de las manifestaciones de la depresión infantil y en adolescentes, se puede decir que estas son diferentes a cómo ocurre en adultos. Aunque, se puede afirmar que las principales características que puede manifestar un niño con depresión, son las siguientes:

  • Pérdida de interés por cosas que siempre le gustaron.
  • Cambios en apetito y peso.
  • Cambios en el humor: tristeza, llanto o irritabilidad o mal genio.
  • Falta de energía.
  • Insomnio o problemas con el sueño.
  • Pesimismo, desesperanza.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Mayor inseguridad para tomar decisiones.
  • Ideas de muerte y/o suicidio.

En el caso de la depresión infantil, el diagnóstico es clínico y se realiza mediante una historia clínica detallada realizada con los padres y el niño, además de la exploración del estado mental del niño.

Respecto al tratamiento, este dependerá del caso y, fundamentalmente, de la gravedad de los síntomas. Si estos son leves, se indica el tratamiento con psicoterapia. Si la sintomatología es moderada o grave, ya sería necesario incluir un tratamiento farmacológico junto con la psicoterapia. En casos en los que aparezcan ideas de suicidio o síntomas psicóticos, podría indicarse el ingreso hospitalario.