Existen problemas bastante graves que afectan a todo el campo de la salud en el que tú te encuentras. Dentro de ellos está el robo y falsificación de medicamentos que por desgracia es bastante frecuente. Para poner en contexto, la Organización Mundial de Salud (OMS) afirma que el 10 por ciento de los fármacos que se comercializan en el planeta son apócrifos. Además no es una situación ajena a México porque el día de hoy la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) acaba de emitir una alerta sanitaria.

¿Qué dice?

A través de un comunicado denunció la falsificación del medicamento Limustin® (tacrolimus), que ostenta el número de lote 129B0219 y la fecha de caducidad DIC23.

Esta alerta se emite después de recibir denuncias sanitarias por parte de la empresa fabricante, Landsteiner Scientific, S.A. de C.V., propietaria del registro sanitario 532M2005 SSA IV.

¿Cómo identificar los medicamentos falsificados?

Después de realizar un análisis técnico del riesgo basado en la evidencia presentada, Cofepris exhorta a pacientes, médicos y personal de farmacias en todo el país a revisar sus productos para comprobar que no presenten el número de lote apócrifo mencionado o cualquiera de las siguientes irregularidades:

  • El lote y fecha de caducidad no corresponden al sistema de lotificación de la empresa Landsteiner Scientific, S.A. de C.V.
  • El empaque primario es color traslúcido y el pictograma de mujer embarazada obstruye el texto.
  • Las leyendas en el sello de seguridad se encuentran en idioma inglés y se observan borrosas.
  • En el interior del empaque primario se presenta mecha de algodón.
  • Las cápsulas presentan colores en blanco y azul, distinto al color original.

Todas las irregularidades en el empaque primario y secundario fueron descritas por el fabricante después de realizar estudios comparativos con muestras de retención. Por lo tanto, Cofepris recomienda dentro de su alerta sanitaria poner atención a los detalles para identificar con mayor facilidad el producto falsificado.

Ahora bien, en caso de identificar una o más de estas alteraciones se recomienda lo siguiente:

  • Suspender su uso y contactar a un profesional de la salud para continuar su tratamiento médico.
  • Reportar cualquier reacción adversa o malestar relacionado con su consumo en esta página o a través del correo [email protected]
  • Adquirir medicamentos solo en establecimientos formalmente constituidos que cuenten con licencia sanitaria o aviso de funcionamiento.
  • En caso de identificar el producto apócrifo Limustin® (tacrolimus), con número de lote 129B0219, las personas pueden formar parte de la vigilancia sanitaria al no adquirirlo y realizar una denuncia sanitaria.
  • Si algún distribuidor o farmacia cuenta en almacén con el producto falso, deberán inmovilizarlo y realizar una denuncia sanitaria.

Finalmente, Cofepris señala que la presente alerta sanitaria se emite única y exclusivamente con fines de difusión y está dirigida a la población en general. Por lo cual no representa una resolución que autorice, prorrogue, revoque autorizaciones sanitarias o represente un pronunciamiento definitivo que involucre la imposición inminente de sanciones.

Por otra parte, la falsificación de medicamentos es un delito tan grave porque es responsable de provocar entre 300 mil y un millón de muertes cada año en todo el mundo. Aunque no es todo porque también es un aspecto que influye en otros rubros como hacer los tratamientos menos eficientes e inclusive tiene relación con la farmacorresistencia.