Comienza el mes de marzo y eso significa varias cosas pero una de las más importantes es el comienzo de la residencia médica en los hospitales. Todos los R1 tienen frente a sí un nuevo estilo de vida al que se deben adaptar de inmediato. Aunque para llegar a este punto primero fue necesario aprobar el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM). La prueba es considerada como la más compleja que existe en el país. Pero aunque no cualquiera puede obtener un lugar, en realidad lo más difícil es todo lo que llega después.

A partir de 2020 se dio un cambio importante en México. Por primera ocasión la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos en Salud (CIFRHS) duplicó las plazas disponibles para los médicos generales que buscan cursar una especialidad. Eso permitió que un total de 17 mil 910 mexicanos y 263 extranjeros fueran aceptados. Es la primera ocasión en que existen tantos lugares.

Una etapa distinta a todas las anteriores

Ahora bien, una de las partes más complicadas de la residencia médica es precisamente el inicio. Ser un R1 es algo totalmente distinto a todo lo que se vive como estudiante en la universidad. De hecho, durante los primeros meses es cuando hay mayor deserción que en las fases posteriores de la especialidad.

Algunos llegan a considerar la residencia como una forma de esclavitud moderna y en buena medida tienen razón. Todo se debe a las jornadas extremas que llegan hasta las 36 horas seguidas. Además todos los jóvenes deben desempeñar una doble labor porque son tanto trabajadores como estudiantes.

Cómo triunfar en la residencia médica

A partir de lo anterior te compartimos 10 consejos básicos que deben seguir todos los que apenas empiezan la residencia médica para que la concluyan con éxito. Se trata de una etapa que varia en duración pero al menos se extiende por tres años aunque en algunas especialidades se requiere una formación todavía mayor.

  1. Nunca subestimes a nadie ni creas que eres superior a otros porque en algún momento vas a necesitar de los demás.
  2. Mantén una relación cordial con los demás trabajadores del hospital.
  3. Bajo ningún motivo llegues tarde a las clases porque los castigos por un minuto de retraso suelen ser bastante severos.
  4. No seas desordenado en tus labores.
  5. Mantente hidratado durante tus guardias.
  6. Si está en tus posibilidades procura mudarte a un lugar cercano al hospital porque al final ahí vas a permanecer la mayor parte del tiempo.
  7. Siempre lleva contigo una libreta y varias plumas.
  8. Toma apuntes de absolutamente todo porque la memoria no es perfecta.
  9. En la medida de lo posible procura descansar y dormir lo suficiente fuera de tu residencia.
  10. Aunque parezca complicado, disfruta de esta nueva etapa de tu vida y recuerda todo lo que te costó poder llegar hasta donde hoy de encuentras.