Hasta el momento el 2020 ha sido un año del que hay poco por recordar. La pandemia por Covid-19 ha provocado la mayor crisis económica de las últimas nueve décadas. Aunque lo peor es que el problema todavía luce lejos de terminar. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Latinoamérica se espera que el pico de contagios se alcance en agosto.

Al mismo tiempo, durante este 2020 se han dado a conocer otros problemas de salud que han llamado la atención. Uno de ellos es el virus G4 EA H1N1, del que se denunció que era nuevo y tenía potencial pandémico, aunque poco tiempo después se comprobó que no es así.

Otro ejemplo es la aparición del ébola del conejo en zonas de Estados Unidos y México. En este caso, los primeros casos se remontan a 1984 en China aunque se desconoce cómo fue que llegó a América.

Reaparece la peste bubónica

Sumado a todo lo anterior, el día de hoy se confirmó la aparición de un nuevo brote de peste bubónica en Mongolia. Con base en los medios internacionales, el origen se encuentra en la ciudad de Hovd.

Hasta el momento existen dos casos confirmados y ambas personas se reportan en estado grave de salud.

Aunque se desconoce cómo se originó el brote, una de las hipótesis señala que fue por comer carne cruda de marmota. La práctica es común en la zona así que todavía no se puede confirmar que así haya surgido.

Por lo pronto, las autoridades ordenaron la revisión de todas las personas que tuvieron contacto con las dos personas afectadas durante los últimos días. Además el gobierno de Rusia ordenó el cierre de su frontera con Mongolia como medida de protección.

Último brote de peste bubónica en el mundo

Por otra parte, se debe recordar que los últimos casos de los que se tiene registro de peste bubónica ocurrieron el año pasado también en Mongolia. En aquella ocasión fue en la ciudad de Ulán Bator donde se produjo el incidente que dejó al menos dos decesos. El brote pudo ser controlado y no se reportaron incidentes mayores.

De igual forma, vale la pena recordar que la peste bubónica fue la responsable de la mayor pandemia en la historia de la humanidad. Durante el Siglo XIV estuvo activa en varios países de Europa y Asia. Aunque nunca hubo un conteo oficial, se estima que causó la muerte de al menos 25 millones de personas, lo que equivale a una tercera parte de la población mundial de ese momento.