Es una realidad que todos los profesionales de la salud tienen sueños y aspiraciones. En el caso de los médicos emprendedores el objetivo más común es poder contar con su propio consultorio. Se trata de una meta real y posible pero para la que se requiere mucho esfuerzo. No es suficiente con tener ganas sino que también es necesario pensar en otros aspectos que te permitan conseguirlo y hacer que sea rentable.

El principal problema con el que lidian quienes comienzan con cualquier tipo de negocio es la falta de liquidez. De acuerdo con un estudio de CB Insights el 29 por ciento de los emprendimientos que quebraron en el último año a nivel global lo hicieron por esa razón.

Entonces, no hay duda de que los empresarios deben poner especial atención en su flujo de caja, es decir, las salidas y entradas netas de dinero que tiene una empresa o proyecto en un período determinado.

Al respecto, Rodolfo Corcuera, CEO y cofundador de la plataforma digital Higo, señala tres errores frecuentes que cometen quienes incursionan con negocios propios y tú debes evitar. Al igual que ocurre con la salud lo ideal siempre es prevenir en lugar de tratar.

Pagas deudas con más deudas

Se trata de un error común entre los médicos emprendedores que comienzan a ver que el flujo de efectivo disminuye. Cuando los negocios comienzan a tener problemas para pagar a sus proveedores suelen resolverlo pidiendo dinero a los bancos que, además de tener altas tasas de interés, conllevan un proceso de autorización de crédito que puede ser tardado.

Acciones reactivas y no proactivas

Muchos médicos emprendedores suelen tomar acción cuando los problemas de flujo de caja se presentan y no antes, a modo de prevención. Es importante que al abrir un nuevo consultorio cuentes con alternativas tecnológicas a la banca que generen certeza financiera para estar preparado ante cualquier falta de capital.

Gastas mucho tiempo en tareas manuales

Quizá pueda parecer que este aspecto no se relaciona con el flujo de efectivo pero cuando los médicos emprendedores deben destinar muchas horas de trabajo a realizar tareas manuales y repetitivas que podrían realizarse con el uso de tecnología, están gastando tiempo que, desde luego, significa dinero.

En lugar de pagarle a alguien que se encargue de gestionar la emisión y aprobación de facturas en hojas de cálculo convencionales cada vez más profesionales de la salud utilizan plataformas integrales que, en una sola pantalla, gestionan la facturación . Con este tipo de soluciones, se han logrado ahorrar hasta 40 horas al mes mejorando la productividad.

Cuando emprendes es importante nunca dar por hecho nada y, por el contrario, saber que los escenarios pueden cambiar en cualquier momento. Es por eso que cualquier negocio que está comenzando requiere de plataformas innovadoras que, además de optimizar el flujo operativo, les permitan realizar más procesos de forma automática y ágil, con un solo clic. Ahorrar tiempo y garantizar que haya dinero en la caja son factores esenciales para cualquier negocio que busca ser exitoso.